PUERTA DE JAÉN

"PUERTA DE JAÉN". LUIS M. FUILLERAT

La ciudad de Baeza, conserva aún grandes muestras de lo que fue la muralla medieval que la protegía. Se encuentran esparcidas como pequeños destellos de memoria por la ciudad, una ciudad llena de grandiosos edificios, calles, arcos… cultura, historia, grandes personajes, hechos y leyendas.

La puerta de Jaén y el Arco de Villamar son un claro ejemplo de ello. Esta puerta fue un paso de salida hacia Jaén y al parecer desde ella se despedían las tropas que partían esperanzadas a luchar para conquistar el último bastión musulmán.

En el año 1476, la reina Isabel la Católica mandó derribar parte de la muralla para allanar las defensas de la ciudad. Así, lienzos de muralla, puertas y torres se perdieron. También la puerta de Jaén padeció esta suerte.

Pero en 1526, con motivo de la venida del emperador Carlos V tras su boda en Sevilla, la puerta se volvió a levantar, embelleciéndose con un arco apuntado, dos torrecillas en los laterales, almenas y una moldura de triple arco donde se pueden ver los escudos de Baeza, el imperial  y el del corregidor, Álvaro de Lugo.

Junto a la Puerta de Jaén, apoyándose en ella, está el arco de Villalar, erigido en conmemoración de la victoria del ejército imperial sobre los Comuneros en la batalla de Villalar, en 1521.

La Batalla de Villalar fue la que decidió el final de la Guerra de las Comunidades que enfrentaba a las fuerzas imperiales y las de la Junta Comunera, el 23 de Abril de 1521 en Villalar, hoy Villalar de los Comuneros, provincia de Valladolid.

ESTEFANÍA JIMÉNEZ 

 

ORÍGENES MITOLÓGICOS DE BAEZA

 

Tanto Úbeda como Baeza, cuentan con curiosas leyendas sobre su fundación. Según se puede leer, al parecer, en el Atlante Español, la ciudad de Baeza fue fundada por el rey Beto de España a los 2151 años del mundo (1810 años antes de Cristo).

Los Griegos Focenses, naturales de Boecia, la poblaron en el año 327 antes de Cristo, llamándola Biacia.

Tras esto fue poblada por los romanos  que la bautizaron como Beatcia.

Siguiendo al Atlante Español encontramos algo bastante curioso. Al parecer, el rey Beto, creó una universidad en esta ciudad a donde acudían personas de todo el mundo a estudiar, por ser ésta muy prestigiosa y afamada.

Se dice que en ella estudió Orfeo, uno de los Argonautas; el gran Homero; Licurgo, legendario legislador espartano; Plinio el Mayor, considerado el mejor naturalista de la antigüedad; Mercurio Trismegistro, que dio leyes a los egipcios; entre otros nombres ilustres de la antigüedad.

A pesar del carácter legendario de lo dicho, lo cierto es que tras la reconquista cristiana, la Orden de los Templarios puso sus ojos en Baeza.

Estos guerreros místicos se asentaban en “Lugares Mágicos” para protegerlos de la barbarie humana y poder absorber de ellos toda su sabiduría y riqueza cultural.

Ellos marcarán la pauta mágica de Baeza desde la reconquista hasta el renacimiento.

Al parecer también ellos conocían la leyenda sobre la fundación de Baeza y quisieron beber del legado cultural y esotérico que aquel grupo de sabios griegos había dejado.

Al parecer, también era Baeza una de las fuentes de esa gran sabiduría que se fue perdiendo con el transcurso de los años y la invasión de las supersticiones.  

FUENTES:

-“Guía mágica y esotérica de Úbeda y Baeza”  Agustín Palacios Martinez . Isabel Mª Martinez Sánchez

-JAENPEDIA

-MINUBE.COM

-WIKIPEDIA

About these ads