RICHARD RAMÍREZ Y LA HIBRISTOFILIA


El otro día os conté la historia de los asesinos de los páramos y a muchos os sorprendió, sobre todo la historia de Myra. Pero es que realmente no es algo muy extraño que una persona se enamore de un delincuente o una persona potencialmente peligrosa, a esto, seguro que muchos lo sabéis, se le llama hibristofilia. Este tipo de parafilia nos produce especial rechazo porque, ¿quién puede enamorarse o sentir atracción por un asesino? Pues muchas personas.

Miguel Carcaño, asesino de Marta del Castillo, tiene infinidad de seguidoras, José Rabadán, el asesino de la katana, también las tuvo en su día, Ted Bundy, que torturó, violó y mató al menos a 36 mujeres, tenía una listas enorme de enamoradas una vez que lo arrestaron.

Hay muchos casos, como digo; para mí, el más impactante es el de Richard Ramírez, el acosador nocturno (the nightstalker). Bueno, la historia de este personaje me impacta en muchos aspectos. Él mismo reconocía que cuando estaba libre era un vagabundo al que todo el mundo rechazaba, y que cuando lo encarcelaron se convirtió en una especie de estrella. Las mujeres se agolpaban a las puertas de la prisión suplicando que le dieran cita para verlo. Se peleaban entre ellas a muerte. Richard tenía que hacer selección para decidir a quién veía cada vez. Recibía cientos de cartas semanales con fotos de mujeres desnudas y mil proposiciones.

Hubo dos de ellas que fueron especialmente importantes para él, (aunque les daba alas a todas). Una de estas fue elegida como suplente de los miembros del jurado que tenían que decidir su veredicto. Ella se enamoró perdidamente de él. Cuando uno de los jurados titulares tuvo que dejar el juicio, ella fue seleccionada para cubrir su puesto y ni siquiera se molestó en ocultar en la sala lo feliz que estaba, ya que así podría ayudar a Richard. En realidad no pudo, se había cargado a 14 personas y la verdad es que no se había molestado demasiado en no dejar pruebas que lo incriminaran. Cuando lo encarcelaron, esta tipa estudió derecho para poder ayudarlo. Gracias a eso consiguió verse con él a solas en una sala y allí se enrollaron con libertad sin tapujos.

Pero hubo una mujer que se llevó el premio gordo: Doreen Lioy. Esta fue lo bastante “lista” como para lograr llevar al codiciado asesino al altar. Se casaron legalmente en la cárcel después de años de noviazgo (siempre viéndose entre rejas). Las demás mujeres odiaban a Doreen y hasta la agredían, pero Richard seguía viendo a todas sus admiradoras. Ella le suplicaba que les dijera algo y él lo hacía, algo así como: sed buenas con Doreen. Tan tierno…

¿Por qué ella logró convertirse en su mujer? Pues quizás porque hasta el final siguió creyendo que era inocente y que le habían tendido una trampa, o quizás porque tenía un buen trabajo, dinero y le pagaba todos sus caprichos dentro de la cárcel. La cuestión es que un día Doreen desapareció de los medios. Supongo, o tengo la esperanza, de que al final abrió los ojos y se dio cuenta de quién era su marido en realidad. Imagino que el hecho de que Richard Ramírez se convirtiera en un loco obsesionado con el sexo que se pasaba todo el día masturbándose en su celda o delante de quien pillara, ayudó a que la mujer se alejara. O lo mismo fue él mismo el que la apartó, a saber.

A Ramírez se le condenó a 19 penas de muerte, pero al final murió de cáncer después de llevar 23 años en el corredor de la muerte de San Quintín. Esto podría indignar a cualquiera, pero, para este elemento, 23 años encerrado fue un castigo mucho mayor que la muerte. Ramírez no soportaba estar encerrado entre cuatro paredes.

Sé que Netflix iba a emitir un reportaje sobre él (no sé si está ya, yo no tengo Netflix), si os interesan los asesinos en serie os recomiendo que conozcáis su historia, porque Richard Ramírez era un psicópata atípico.

LOS ASESINOS DE LOS PÁRAMOS.


No es un secreto que me fascina la mente de los psicópatas y que los uso con frecuencia como inspiración para mis novelas. Con “Mientras dure la tormenta” me pasó una cosa curiosa, muchos lectores me escribisteis porque no comprendíais ni el flechazo entre los protagonistas, ni la adoración de Moira hacia Álvaro. Es una novela con mucha fantasía, sin duda, pero justo eso no lo es.

Alguien con una personalidad arrolladora es capaz de atraer a otra persona de personalidad débil y transformarla por completo. Para esta novela me inspiré un poco en los asesinos de los páramos, aunque en realidad su historia no tiene mucho que ver con la del libro.

Myra Hindley era una niñera apocada e inocente que conoció a Ian Brady en una fiesta de empresa. Los dos eran unos inadaptados con una dura infancia a sus espaldas y entre ellos surgió un auténtico flechazo. Ella se sintió atraída por su aire de mal chico y él por el virginal de ella. Myra adoraba a Ian y este no tardó en transformarla por completo. Pronto se cansaron del sexo entre ellos y decidieron darle “un incentivo”, así que Myra atraía a niños y niñas hasta unos páramos, Ian los seguía y allí los violaba, torturaba y asesinaba mientras ella los grababa. Mataron a cinco chiquillos.

Myra tenía un perro al que adoraba, (por eso yo no estoy de acuerdo con lo que muchos expertos dicen acerca de que los psicópatas son incapaces de amar, creo que pueden en algunos casos y de una manera especial). Cuando la metieron en la cárcel, sacrificaron al perro solo para castigarla, ya que en Inglaterra se había abolido la pena de muerte hacía poco y no podían matarla a ella. Cuando le dijeron a Myra lo que le habían hecho a su perro ella les gritó a los policías que eran unos monstruos.

En esta foto tan entrañable de Myra con su perrillo, ella posa feliz encima de la tumba de un niño al que acababan de enterrar. Cada uno tiene su propia percepción de lo que es un monstruo, ¿no? Aun así, confieso que nunca he estado de acuerdo con lo que le hicieron al perro, que no tenía culpa de nada. Ellos también tienen su percepción de lo que es un monstruo y sus dueños jamás lo son a sus ojos.

V ENCUENTRO DE NOVELA ROMÁNTICA DE ARMILLA


¡¡Hola de nuevo!!

Después de un evento acabo siempre hecha canela, como si hubiera estado de maratón en vez de compartiendo mi pasión con amigos. Supongo que es la adrenalina, la alegría, los nervios, qué sé yo…

Escribir una entrada sobre lo maravilloso que fue solo es repetirme en lo que ya he comentado en todas mis redes sociales, pero necesito escribirlo, porque así queda archivado como uno más de mis ecos y puedo leerlo cuando pasen los años.

Es increíble todo el currazo que hay detrás de un evento así, y no nos damos bien cuenta cuando estamos ahí, por eso quiero volver a agradecer a Dama Beltrán y su gran equipo que, un año más, hayan hecho magia.

Reencontrarme con amigos, conocer a lectores y hacer nuevos amigos es lo mejor de estos eventos, sin duda. Este año me quedo con la gran satisfacción de haber podido estrujar a mi compañera Laura Maqueda, a la que al fin conocí en persona, y que ha resultado ser más encantadora de lo que ya la imaginaba (y tengo una gran imaginación 😉 ).

Os aseguro que subir a mesa para hablar de tus libros en uno de estos eventos es todo un honor y una gran oportunidad por las posibilidades de visibilidad y promoción que te ofrecen, pero lo cierto es que creo que seguiría sintiéndome triunfadora aunque no me hubieran dado esa oportunidad (cosa que agradezco infinitamente a la organización).

Lo importante fueron los momentos, los grandes recuerdos, los abrazos. El entusiasmo de los lectores, el cariño de los compañeros, la magia de esta profesión tan bonita que es escribir. Profesión, sí, porque lo es aunque no ganemos millones, aunque muchos no nos tomen en serio, aunque estemos cansados de intentar demostrar, muchas veces entre aquellos que más cerca tenemos, que lo que hacemos es un trabajo como otro cualquiera, duro y maltratado muchas veces, pero que, gracias a eventos como este, nos aporta muchas, muchísimas satisfacciones de un tipo bien distinto al económico.

Este año hubo una novedad que para mí significó algo muy importante. Estoy muy agradecida a la organización y a mi querida Mar Callejas Garcia, la mejor concejala de cultura que se puede desear, por darle la oportunidad a mi hija, Rebe Chan, de ofrecer sus trabajos a los asistentes. Creo que su stand fue un gran reclamo y consiguió darse a conocer a un público muy amplio, pero, sobre todo, pudo compartir la magia de este evento. No puedo estar más orgullosa de ella ❤

 

No puedo terminar esta entrada sin nombrar a mis Cómplices 🙂 Todos mis libros me han dado alegrías y todos fueron mimados en este evento, pero confieso que jamás había recibido tantos comentarios positivos, deseos de lectura y entusismo como con Cómplices. Por ello no puedo dejar de dar las gracias una y otra vez a editorial Pàmies y a su sello Phoebe por confíar en mí más de lo que yo lo hago a veces, por darme la oportunidad de enseñar lo que sé hacer, ¡lo que adoro hacer! Os aseguro que no podría estar más feliz y orgullosa de pertenecer a vuestro equipo. ¡Gracias!!!!

 

¿QUIERES SABER CÓMO CONSEGUIR MIS LIBROS? PINCHA AQUÍ Y TE LO CUENTO TODO

CÓMPLICES Y UN MILLÓN DE EMOCIONES


¡Hola, curiosos y creativos!

He estado tan ocupada estos días (sigo estándolo, aunque hoy me he tomado un descanso) que no he tenido ni tiempo de hablaros de mi nuevo libro: Cómplices. Y no será porque no estoy feliz e ilusionada como si fuera la primera vez… ¡Porque en parte es como si fuera la primera vez en un millón de sentidos!!!


Cómplices quedó finalista del II premio de novela romántica de Phoebe, sello romántico de ediciones Pàmies, aunque en un principio se llamó: La clave está en Picasso. Nombre que, por fortuna, cambiamos a este mucho más atractivo y corto 🙂

Desde que me comunicaron que era la finalista y que iban a apostar por mi libro, Cómplices no ha parado de darme alegrías.

Salió a la venta el 4 de febrero y en menos de una semana había conseguido una gran cantidad de reseñas y comentarios positivos de lectores y blogueros. Os juro que nunca había sentido tanto entusiasmo y furor por uno de mis libros, estoy emocionada. ¡Mil gracias a todos!

La semana pasada comenzaron las presentaciones 🙂 El 14 de febrero, día de los enamorados, Cómplices se enfrentó a los lectores y amigos de Armilla. Puede parecer una tontería, ya sabéis los que me conocéis que no me suelo poner nerviosa en las presentaciones, pero en esta ocasión estaba como un flan jajajaja

 

Tengo que dar las gracias a todos los que asistieron, fue una maravilla volver a ver a tanta gente querida, lectores que se han convertido en amigos de los que se agarran a tu corazón para nunca salir.

También gracias a Natalia y Amador de Librería Cervantes por acompañarme con su gran simpatía y profesionalidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin demasiado tiempo para asimilar tantas emociones, a la mañana siguiente cogí el bus para ir a Madrid, esa misma tarde presentaba Cómplices en Casa del Libro de Gran Vía, en las presentaciones que daban el pistoletazo de salida al VIII RA. ¿Os podéis imaginar cómo estuve todo el día? La verdad es que menos nerviosa de lo que cabía esperar jajaja

Fue maravilloso compartir mesa con Victoria Vilchez, a la que al fin pude abrazar después de tantos años. También me encantó conocer a David Zaplana y Ana Ballagriga; y, por supuesto, a todos los lectores que se interesaron por Cómplices.

Una tarde emocionante en la que también me reecontré con mi gran amiga de la infancia, mi prima, mi editora de Phoebe, con la que tantas risas había compartido por teléfono, y un montón de compañeros y amigos de este mundo literario. Una experiencia que, sin duda, me encantaría repetir 🙂

Pero no acaba aquí la cosa, no, porque a la mañana siguiente, Conchi y yo nos fuimos al RA, en el que, por desgracia no pude quedarme mucho rato porque tenía que regresar a Granada. Aunque en ese ratito tuve la oportunidad de abrazar a un montón de gente y conocer a otros muchos.

Y así estoy hoy, hecha canela y sin poderme mover del sofá jajajaja

¡Gracias a todos por vuestro cariño, a Phoebe por confiar en mi trabajo y a Cómplices por darme tantas emociones!!

 

CÓMPLICES, YA A LA VENTA EN LIBRERÍAS Y PLATAFORMAS DIGITALES.

SINOPSIS

Un valiosísimo diamante. Un misterioso cuadro de Picasso con una historia oculta. Aire, el ladrón más embaucador y atractivo del mundo… … y Sofía, que puede caer en sus redes.

A Sofía, joven directora de seguridad, la contrata su tío, el poderoso magnate del mundo del arte Ricardo Márquez, para que proteja su colección privada. Lo que ella no sabe es que Aire, el atractivo y seductor ladrón de guante blanco al que persigue la policía de medio planeta, tiene en su punto de mira la colección de Márquez… y a su directora de seguridad. ¿Podrá Sofía proteger la valiosa colección de Márquez de la amenaza de Aire? ¿Podrá protegerse ella misma de lo que Aire le provoca? Porque cada vez que está cerca de él, que la mira, que la toca, la temperatura sube y la pasión incontrolada parece querer adueñarse de todo, amenazando con derribar sus escudos y arrasar su mundo.

BRUJAS, SU ORIGEN E HISTORIA (2º PARTE).


¡¡Hola curiosos y creativos!! ¿Qué tal habéis comenzado el año? Yo, como cada año, con ganas de hacer un millón de cosas. El problema es que las ganas se van aplacando con el tiempo 😛

En cualquier caso, vamos a aprovechar el momento 😉

Hoy os traigo un nuevo post sobre brujas, completando el que publiqué hace un tiempo, ya que parece que os ha gustado bastante 🙂 ¡Allá vamos!

BRUJAS, SUS ORÍGENES E HISTORIA PARTE 1

 

Continuamos la historia de la brujería hablando del antiguo Egipto, donde la magia se encontraba en los nombres, las palabras y los sonidos. El Faraón gozaba de un gran poder mágico pues Horus, hijo de Osiris, se lo prestaba para reinar con justicia y proteger a su pueblo.

Por cierto, os recomiendo mucho mi última lectura: El Faraón, de Pauline Gedge, publicada por editorial Pàmies en España. Trata sobre la historia de Akhenaton y, si queréis saber a qué me refiero con esto del poder de los nombres y las palabras, ahí encontraréis el mejor ejemplo 😉

En Grecia se celebraban los Misterios Eleusinos, ritos de iniciación anuales a las diosas agrícolas Deméter y su hija Perséfone (podéis leer el mito de Perséfone que publiqué en Ecos de la Distancia AQUÍ). Estos ritos se celebraban en época de cosechas en la ciudad de Eleusis, cerca de Atenas. En estos misterios aparecía la idea de un mundo inferior y de la vida tras la muerte (haciendo alusión al rapto de Perséfone).

Ciertamente en las antiguas Grecia y Roma la magia era una creencia bastante extendida. Los augures romanos eran funcionarios del estado y se encargaban de la magia benéfica. La magia maléfica, por el contrario, era perseguida y castigada.

Son los autores clásicos como Ovidio, Horacio o Teócrito los que nos dan la imagen de las hechiceras malvadas capaces de transformarse en animales, volar por las noches y practicar magia maligna en su beneficio propio o por contrato.

Hécate

 

Con respecto al cristianismo, resulta curioso ver cómo, aunque la persecución de las brujas fue terrible durante la Edad Media, con anterioridad la Iglesia aceptaba las ceremonias populares de carácter pagano pues consideraba que no se oponían al cristianismo. Era difícil luchar contra estas ceremonias ya que se llevaban realizando desde siempre, por lo tanto, la Iglesia decidió cristianizarlas. De esta manera, los ritos cristianos tuvieron que convivir con los paganos, y esta confusión de lo sagrado y lo profano fue algo que duró hasta muy entrado el s. VII.

Sin embargo, poco a poco el cristianismo fue ganando terreno a lo largo de Europa y los antiguos paganos fueron sustituyendo sus amuletos por crucifijos. 

Sin embargo, siguieron existiendo las curanderas que lo sabían todo de las hierbas y los festivales para celebrar cada estación del año y pedir por la fertilidad y la abundancia de las cosechas. Pero llegó el día en el que todo esto se consideró una amenaza para la religión católica y a aquellos que seguían celebrando estas prácticas comenzó a considerárseles brujos. Aquí comienza la famosa caza de brujas en la que todo aquello que supusiera una amenaza para la supremacía de poder de la Iglesia era erradicado y «purificado» en la hoguera.

Relicarios en la iglesia de San Pedro, Ayerbe (foto de Wikipedia).

Al perder sus ancestrales amuletos, la gente comenzó a venerar reliquias sagradas: cruces, cabellos de santos, esquirlas de la cruz de Cristo… Parece obvio que la necesidad de creer en la magia y los amuletos era demasiado fuerte para ser erradicada del todo.

No obstante, a pesar de que la Iglesia se empeñara en borrar todo lo que pudiera hacerle alguna sombra, las creencias y costumbres populares continuaban existiendo.

En esta época se llegaron a publicar varios tratados como el “Malleus Maleficarum” (El martillo de los brujos), escrito en 1484 por dos frailes dominicos, Jakob Sprenger y Heinrich Kramer.

En plena lucha de poder entre Catolicismo y Protestantismo, las brujas y las prácticas demoníacas aparecían en todos los rincones. Sus conflictos fueron excusa suficiente para dar lugar a una terrible e injusta masacre excusada con la famosa «caza de brujas».

Los campesinos habían mantenido los antiguos cultos durante la Edad Media y ahora eran cazados y quemados bajo la acusación de ser brujos. La misma suerte corrieron muchas personas de letras y ciencias que hablaban de cosas impensables para el orden que la Iglesia quería imponer.

Un buen ejemplo de ello son los estudios de Paracelso, que usaba pociones con sus pacientes y creía que el médico no solo debía tratar la parte del cuerpo enferma, sino que debía restaurar el equilibrio de la salud en toda la persona.

Fue una terrible época en la que se quemaba a personas inocentes debido a la obsesión por la brujería y la adoración a Satanás, especialmente a mujeres. La gente era denunciada por sus propios vecinos o familiares que utilizaban falsas acusaciones para librarse de ellos o bien, porque al ser capturados y torturados deseaban acabar cuanto antes con los tormentos a los que estaban siendo sometidos y confesaban cualquier cosa que el inquisidor quisiera escuchar. La caza se convirtió en un círculo vicioso.

 

En mi novela Aquel diciembre podéis encontrar un claro ejemplo de esto que os cuento. También podréis conocer un poco más sobre la historia de los moriscos, que también fueron considerados una amenazada, llegado el momento, y que, tras muchas luchas y sangre derramada, acabaron siendo expulsados de España.

 

 

Hay que apuntar que, a partir del s.XVI, tras el descubrimiento del Nuevo Mundo y el auge de las conquistas y posteriores colonias, volvió a tenerse en cuenta a los alquimistas. ¡Se necesitaba oro!

Pero esa es otra historia y os la contaré en otra ocasión 😉

 

Espero que os haya gustado 🙂  Seguiré con la historia de la brujería en futuras entradas, siempre que siga generando vuestro interés, claro 😉

 

Si te ha gustado, tal vez te interese conocer mi trabajo. Puedes acceder a la información sobre mis libros publicados AQUÍ o pinchando en la imagen.