OSIRIS


Como dijo mi hermana Belén, alguna cosa he leído yo sobre Isis y Osiris; así que trataré de ilustrar la entrada tan interesante de ayer contándoos algo sobre el mito de Osiris e Isis.

Espero que os guste y que os haga meditar sobre las cuestiones que se plantearon ayer; yo personalmente he pensado mucho en ello,  durante mucho tiempo…

 

Osiris era una de las principales deidades del panteón de dioses egipcio. Dios del inframundo y la resurrección, gracias a él se aseguraba la existencia de los hombres en el Más Allá.

Pero Osiris era además símbolo de la fertilidad. También a él se le hacía responsable de la regeneración anual del Nilo. Recordemos que la subida de las aguas era fundamental para la vida en Egipto; el río debía inundar las tierras durante una temporada para que éstas se hicieran fértiles y poder ser cultivadas. Su limo era vital para la supervivencia de los cultivos. Por ello Osiris era también dios de la vegetación y la agricultura,

Según la mitología, la diosa del cielo Nut y el dios de la tierra Geb fueron los padres de Osiris, Isis, Seth y Neftis. Osiris era el primogénito y por eso heredó la corona de Egipto. (En otra ocasión os hablaré sobre esta historia, como Ra prohibió el nacimiento de Osiris en ningún día del año y como Thot consiguió engañar a la Luna)

Osiris fue un rey mitológico que fundó la nación egipcia y enseñó el culto a los dioses, la agricultura, las leyes y la civilización; Osiris reinó con sabiduría justicia y bondad. Durante su reinado, el Nilo fertilizaba la tierra, las cosechas eran abundantes y sus súbditos eran felices.

Osiris estaba casado con su hermana Isis (denominada la “Gran maga”, “Gran diosa madre”, “Reina de los dioses”, “Fuerza fecundadora de la naturaleza”, “Diosa de la maternidad y del nacimiento”)  y ambos se amaban con pasión. Neftis, hermana gemela de Isis, contrajo matrimonio con el taimado Seth. Seth sentía unos celos terribles de su hermano Osiris; le odiaba pues creía que él era más capaz para reinar sobre los hombres. Además, al parecer Neftis se sentía atraída por él. Un día Neftis, después de emborrachar a Osiris, se hizo pasar por Isis y logró mantener relaciones con él. De este acto nació Anubis, al que Seth condenó a muerte. Neftis, para salvar a su hijo rogó el perdón de Isis y le entregó al bebé para que lo protegiera convirtiéndose desde ese momento en su protectora.

Un día, Osiris salió de viaje y dejó el reino bajo el mando de su esposa Isis. Seth se sintió humillado pues creía que él debería gobernar y no Isis. El odio de Seth por Osiris creció y urdió un perverso plan para deshacerse de él. Ordenó fabricar un fabuloso arcón del tamaño de su hermano y organizó una fiesta para mostrárselo.

Seth les dijo a sus invitados que se tumbaran dentro del arcón y que se lo regalaría al que mejor le encajara. Cuando Osiris se tumbó comprobó que encajaba a la perfección con su cuerpo. Entonces, Seth y sus 72 aliados cerraron la tapa, la sellaron con plomo y la lanzaron al Nilo. El río arrastró el sarcófago hasta el mar y llegó a la costa fenicia.

Isis, tras días desesperados de búsqueda y lágrimas, logró encontrar el arcón y lo llevó de regreso a Egipto, escondiéndolo en los pantanos (los egipcios creían que la crecida del Nilo eran las lágrimas de Isis y que al resucitar su esposo estas se retiraban otorgando a la tierra su fertilidad). Pero Seth lo encontró y, para evitar que se obrara ninguna magia sobre el cadáver, lo descuartizó en catorce trozos que escondió por todo Egipto.

De nuevo Isis, con la ayuda de Neftis y Anubis, recorrió el país hasta que lograron reunir todos los pedazos del cuerpo de Osiris, excepto el pene, pues se lo había comido el pez oxirrinco.

Volvieron a unir el cadáver y Anubis lo embalsamó (convirtiéndose desde entonces en dios embalsamador de faraones y encargado de conducir las almas hasta el juicio de Osiris).

Después de momificado, Isis, gracias a su poderosa magia, insufló vida al cadáver resucitándolo y lograron concebir a su hijo Horus.

Horus luchó durante ochenta años contra Seth y finalmente lo desterró al desierto donde se convirtió en el dios del desierto y la sequía, del mal y las tinieblas. El hijo de Osiris e Isis heredó la corona de Egipto y Osiris permaneció como rey de los muertos.

Así, los faraones en vida se identificaban con Horus y, una vez difuntos, eran la representación de Osiris.

La resurrección de Osiris era la promesa de la vida eterna en el Más Allá (sorprendentemente similar a la promesa hecha por Jesús de Nazaret a los hombres).

En Egipto se creía que los hombres vivirían eternamente si se realizaban ceremonias funerarias similares a las efectuadas con Osiris, muerto y resucitado.

Resulta curioso como en Abidos, creo que incluso antes de la V dinastía, es decir 2480-2350 antes de Cristo, ya se identificaba al difunto con Osiris y se celebraban los “Misterios de Osiris”. En esta fiesta se rememoraba la muerte, entierro y resurrección de Osiris. Abidos se consideraba la “ciudad santa”, a la que se acudía en peregrinación. Si durante la vida no se había ido, se representaba esta peregrinación en los muros de las tumbas, simbolizando el viaje del difunto a la ciudad.

La fiesta tenía cinco partes: la procesión; la procesión funeraria a través de la necrópolis de Abidos; el viaje en barca de Osiris hasta Poker donde estaba su mitológica tumba; la noche de vigilia del difunto, con su posterior regeneración, transfiguración en espíritu y coronación; y finalmente el regreso de la imagen del dios al templo como resucitado.

Muchos años antes de la Pasión de Cristo que representamos en nuestra Semana Santa y sin embargo no me negaréis las semejanzas…

Otra curiosidad que siempre me ha llamado la atención: Osiris también era considerado el dios del vino y el jugo de la uva eran consideradas las lágrimas de Horus. (¿Coincidencia? Cada uno puede pensar lo que quiera, pero no me negaréis que es mucha casualidad: para unos, lágrimas… para otros, sangre)

El culto a Isis también guarda algunas “curiosidades”. Se propagó por todos los pueblos del Mediterráneo, resistiendo la expansión del cristianismo y se mantuvo en el templo de File durante el Imperio romano hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, en el año 535.

Después de que la religión cristiana comenzó a dispersarse en Europa y luego en Roma, los cristianos convirtieron el santuario de Isis en Egipto en una Iglesia en honor a María, tomaron imágenes paganas y las “reidentificaron” con María. No fue difícil, era común en Egipto la imagen de Isis amamantando a Horus.

Para finalizar, me gustaría hacer mención a que, ante de Jesús, ya hubo alguien en Egipto que murió por defender la existencia de un dios único: Akenatón. Su dios, Atón, no se diferenciaba demasiado del Dios de los cristianos.

En otra entrada os hablaré de este faraón, al que llamaron “el faraón hereje”, al que trataron de hacer desaparecer de la historia, y que al parecer fue padre del famoso Tutankamon, que en un principio se llamó Tutankatón.

También me gustaría hablaros de cómo Moisés pudo ser quien influenciara a este carismático faraón y a su mujer Nerfertiti;  pues es casi seguro que Moisés fuera bastante anterior a Ramsés II e incluso al propio Akenatón.

Por último, recomendaros los libros de Christian Jacq con los que te sientes inmersa en las creencias egipcias. Os hablaré también de alguno de ellos que he leído y trataré de leer “Los misterios de Osiris” para comentarlo.

 ESTEFANÍA JIMÉNEZ

 

ENTRADAS RELACIONADAS:

OTRA TEORÍA SOBRE LA MUERTE DE JESÚS

Anuncios

2 pensamientos en “OSIRIS

  1. Pingback: EL LAMENTO DEL CHACAL. CAPÍTULO 1 3/3 « Habitando la Eternidad

  2. Si alguien sabe algo más que nosotras no hayamos escrito que lo envíe pues todas las opiniones son bien recibidas incluso si no estais de acuerdo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s