FANTASMAS EN EL CASTILLO DE SANTA CATALINA (JAÉN)


Coronando el cerro de Santa Catalina, en Jaén, encontramos el castillo del mismo nombre. Esta construcción de origen defensivo goza de unas hermosas vistas a la ciudad y a los alrededores, lo que lo lleva a convertirse en un rincón para soñar. Un rincón que conoció íberos, musulmanes, reconquista cristiana y ocupación francesa.

Cargados de romanticismo e historia, los muros del castillo hablan de episodios sangrientos, de batallas y conquistas; pero también de romances, reyes y héroes.

No existe castillo ni fortaleza que se precie que no esté habitado por sus correspondientes fantasmas. El castillo de Santa Catalina no es la excepción, desde luego; y es que no se podía esperar menos de una tierra cargada de historia y de leyendas como es Jaén.

ESTEFANÍA JIMÉNEZ

 

En la época musulmana, habitó el castillo el gobernador Omar, conocido por su valía como guerrero y su justicia como dirigente.

Omar amaba profundamente a su esposa, Zoraida, a la que prefería por encima de cualquier mujer.

Cuenta la leyenda que, una desdichada tarde, el gobernador fue requerido para resolver unos asuntos en la ciudad. Zoraida sintió una punzada en el pecho cuando lo contempló partir desde una de  las torres, a penas un punto en movimiento en la distancia. Ella conocía de la destreza guerrera de su esposo y sin embargo aquella tarde sintió miedo.

Transcurrieron las horas y Omar no regresaba junto a ella. Su angustia creció cuando la noche dio paso al día y su amado esposo no daba señales de vida.

Sin poder aguantar más la desesperación, salió en su busca, decidida a no regresar si no era junto a Omar.

No hubo de caminar demasiado, cerca del castillo encontró el cuerpo sin vida de su esposo, al que habían asesinado cobardemente clavando un puñal en su espalda.

Rota por el dolor, Zoraida se abrazó al cadáver de Omar llorando con desesperación. Por más que los hombres le hablaban y trataban de calmarla ella no lograba consolarse; sus lágrimas se derramaban por aquel suelo teñido de la sangre de su amado esposo.

Viendo que la tarde caía y la viuda no se separaba del difunto, los soldados que la custodiaban trataron de separarla por la fuerza; fue entonces cuando se percataron de que también ella había muerto a causa del dolor por su pérdida; sin embargo, las lágrimas no cesaban de brotar de sus ojos sin vida. Fue tal la abundancia de aquel llanto sobrenatural, que las lágrimas comenzaron a acumularse en un charco y pronto se formó una fuente de ellas. A este lugar se le bautizó desde entonces como “Caño Quebrado”.

En las noches de febrero, allá donde siglos atrás ambos amantes perdieran la vida, aparecen dos figuras entrelazadas en un apasionado abrazo que, sin separarse jamás, caminan hacia el castillo regresando por fin juntas a casa.

(Existen versiones que sitúan esta leyenda en La Imora, encontrando en el nombre relación con “Fuente la Mora”).

Otra conocida leyenda (de la que se ha hablado mucho sin duda para dar publicidad al parador ubicado en el castillo), es la de la amante del Condestable Iranzo, condestable del reino de Castilla bajo las órdenes de Enrique IV en el siglo XV que realizó importantes remodelaciones en la ciudad de Jaén.

Al parecer el condestable estaba locamente enamorado de una muchacha musulmana que a su vez lo amaba a él con locura. El amor que ambos se profesaban era tal que los súbditos estaban terriblemente celosos de ella pues opinaban que el hombre desatendía por su culpa sus funciones.

Encontrándose ausente el condestable, algunos hombres abordaron a la mujer, la violaron y después prendieron fuego a su cuerpo, acabando así con su vida y con la del hijo que ella esperaba.

Se dice que en la habitación que en su día ocupara la mujer se escuchan sus lamentos desesperados mientras arrastra y golpea los muebles. Algunos huéspedes y trabajadores del parador aseguran que la han visto.

El fantasma, celoso, se interpone cada vez que alguien intenta realizar un retrato de su amante.

Anuncios

2 pensamientos en “FANTASMAS EN EL CASTILLO DE SANTA CATALINA (JAÉN)

  1. la primera historia me a gustado pero la 22 de que a la mujer la mataron de esa forma no. la 1 si porque cuando la mujer llora por su amado de que a muerto. era una lástima si yo fuera Zoraida hubiera llorado igual.La última no me gustado porque como habían matado a la mujer no bueno adiós.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s