CASTILLOS Y TORREONES MISTERIOSOS (JAMILENA)


Jaén es por excelencia tierra de castillos. Los hay de todo tipo y con cientos de leyendas que nos hablan de caballeros medievales, dragones, princesas encantadas etc…

Estos son los castillos más conocidos, los que las personas visitan y que en mejores o peores condiciones aún están ahí, en su lugar original. Sin embargo, también en Jaén existen otro tipo de castillos, aquellos de los que quedan solamente ruinas o ni siquiera eso, sólo el mero recuerdo de nuestros padres y abuelos y que poco a poco con el paso del tiempo y debido a las nuevas prioridades que tenemos, están desapareciendo no sólo físicamente sino también de nuestra memoria.

He intentado recopilar la historia y las anécdotas que sucedieron en estos misteriosos castillos así como leyendas, su situación estratégica, su evolución y su destrucción.

Toda la información la he recopilado de internet así que cualquiera puede acceder a la red y comprobarlo.

BELÉN JIMÉNEZ

 

CASTILLO DE JAMILENA

 

Jamilena es una localidad de la provincia de Jaén, que pertenece a la comarca de Martos y que dista de la capital 15km. Se sitúa al pie de la sierra sur y está rodeada de olivares que son su principal fuente económica.

Se conoce que en Jamilena hubo un castillo, pero no se sabe exactamente cuál era su localización ni su extensión pues fue destruido a mediados del siglo XX. No se sabe a ciencia cierta quienes fueron sus constructores si musulmanes o calatravos.

Jamilena, por pertenecer a la comarca de Martos, está rodeada por numerosos castillos y torreones de la orden de Calatrava (sucesores de la orden del Temple). Así están el castillo de la Peña de Martos, el Cortijo de la Torre de García, donde se encuentra una torre del homenaje de la orden Calatrava del s.XIV, el castillo de Torredonjimeno y el del Molino del cubo, también calatravo, del sXIV.

A su vez, Jamilena se encuentra a una cercana distancia de otros castillos como el de la Floresta de Torredelcampo, el del Berrueco o el de Jaén (más adelante entraré en la historia de estos castillos). Como he dicho, Jamilena tenía su propio castillo y por su situación estratégica (está rodeado de las estribaciones de Jabalcuz: la Peña Blanquilla, La Grana y Era de la Mesa con una altitud aproximada de 1200m) tendría que ser un castillo relativamente importante debido a la proximidad de Martos, pero de dimensiones reducidas.

Por falta de documentación y de restos y solamente basándonos en lo que los vecinos de Jamilena cuentan, podría estar situado en la zona alta de la localidad y podría tener una torre que la llamarían de la “mazmorra”. Según los vecinos, era de época árabe, aunque no se sabe con seguridad (según Juan Eslava Galán, Arjona, Jaén, es musulmán y según los hermanos Castillo Armenteros, Torredelcampo Jaén, es calatravo). Hay que tener en cuenta que muchas veces la sabiduría popular es más fiable que las investigaciones que se puedan hacer sobre el tema en cuestión.

El muro norte podría corresponder con  los corrales de la calle Cuquillo, y a esto hay que sumar que los vecinos dicen haber encontrado en varias ocasiones monedas, cerámica y puntas de flecha; sin embargo habría que estudiar estos hallazgos para situarlos cronológicamente. También las casas de la calle del Pilar en la parte occidental no trazan un orden en su situación; hacia mitad de la calle hay una especie de entrante donde se ve que se aprovecharon los muros de una antigua fábrica de aceite para hacer las casas. Esta fábrica podría estar lindando con los muros del castillo. Algunos investigadores piensan que por la situación algo extraña de las casas del barrio del Pilar, éste podría estar situado sobre un foro romano.

Según José Carlos Gutiérrez Pérez, con la invasión árabe en el año 711, los restos de fortificaciones romanas se usaban como pequeñas alquerías que aprovechaban los manantiales de agua provenientes de ciertos lugares de la cordillera Bética.

Todas estas alquerías se situaban en torno al camino que unía Yayyan (Jaén) y Tuss (Martos).

Es en la baja Edad Media cuando las luchas entre reinos cristianos y musulmanes deja a Jamilena en un territorio fronterizo hasta que, por orden del papa Inocencio III y con la ayuda de tres reyes: Alfonso VIII de Castilla, el navarro Sancho VII y el aragonés Pedro I; se organiza una cruzada contra el musulmán comenzando con la victoria de las Navas de Tolosa en el año 1212. Según J.C. Gutiérrez Pérez, es en esta época cuando empieza la historia del castillo de Jamilena.

El rey Fernando III “el santo” se alía con el rebelde Abd Al Mun´min al Bayyasi que controlaba las plazas de Baeza y gran parte del territorio jiennense y estaba enfrentado al Califa, por esto le concedió a Fernando III las plazas de Martos, Andújar, Baños, Salvatierra, Capilla y Baeza.

Es entonces cuando aparece la orden de Calatrava a la que el rey Fernando le adjudica la defensa de Martos y de todos los territorios colindantes pudo ser entonces cuando los musulmanes que aún controlaban Aryuna (Arjona) y Yayyan (Jaén) decidieran construir fortificaciones en zonas estratégicas de la Campiña con el fin de controlar las comunicaciones además protegían pequeños núcleos rurales. El castillo de Jamilena fue una de estas fortificaciones, más tarde pasaría a formar parte de la orden de Calatrava.

Al situarse la frontera con el reino nazarí de Granada en el sistema prebélico (Sierra Mágina y Sierra Sur) estas fortificaciones se dedicaron a la defensa, a pesar de ello, las incursiones enemigas pervivieron durante todo el s. XIII llegando hasta el s. XV. El ejemplo lo tenemos en un enfrentamiento que tuvo lugar entre Torredonjimeno y Jamilena el 21 de Octubre de 1271 y que acabó con victoria de los Cristianos que iban comandados por Don Lope Díaz de Haro, señor de Vizcaya (más adelante publicaremos algo en Ecos sobre este hombre) y por el infante Don Sancho de Aragón, hijo de Jaime I, que fue muerto en la batalla. Posteriormente y debido a las guerras civiles, hubo otras batallas cerca de Jamilena donde participaron personajes muy importantes como por ejemplo Don Pedro Girón, maestre de Calatrava, y el Condestable Miguel Lucas de Iranzo.

Más tarde y con la conquista de Granada por parte de los Reyes Católicos, el castillo quedó obsoleto y por orden de Carlos I de España y V de Alemania se mandó construir un convento en el solar que hoy ocupa la iglesia de la Natividad de Jamilena. Dicho convento fue construido con las mismas piedras del castillo que estaba a tan sólo 20 metros, quedando únicamente la torre que hemos mencionado antes llamada “la mazmorra”.

FUENTES: José Carlos Gutiérrez Pérez,”El castillo de Jamilena, Jaén. Historia, evolución y nuevos datos”.

Anuncios

2 pensamientos en “CASTILLOS Y TORREONES MISTERIOSOS (JAMILENA)

  1. Pues sí, la verdad. Pero en todos lados hay historia, es una pena que no nos envíen cosillas de otros lugares porque seguro que hay cosas muy interesantes que conocer de distintos rincones. Bueno, a ver si la gente se anima.

  2. Quizá para las personas a las que no le guste la historia todo esto sea un poco pesado,sobre todo las siguientes entradas donde profundizaremos más sobre personajes clave en las luchas entre musulmanes y cristianos.A mi me parece fascinante saber que lugares que yo frecuento habitualmente,que el suelo donde piso,está manchado de sangre,que personas, mucho antes de que nosotros existiéramos,ya habían estado allí y han dejado su huella en la historia,que el suelo donde piso es historia….a mi todo esto me fascina,las vidas,las historias,los matrimonios etc….vivimos en un trocito de paraiso del que nos podemos sentir orgullosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s