LAS BARRIGAS DEL DIABLO


Después de leer “La Cúpula del Mundo” de Jesús Maesso de la Torre, me llamó la atención la referencia que hace el escritor a las llamadas “barrigas del diablo”. He estado buscando información sobre este lugar tan misterioso, desconocido y terrible y que al parecer existió de verdad, pero no he podido encontrar gran cosa.

Según Maesso de la Torre, bajo el subsuelo de lo que podríamos llamar lo más parecido al paraíso en la Tierra, la Alhambra, con sus suntuosos salones, sus patios y refrescantes fuentes, sus jardines, y todo lo que sabemos que durante la dinastía nazarí existió en este fantástico y casi irreal lugar, había una serie de galerías excavadas en la roca que formaban un laberinto de distintos niveles. Bajo estas galerías subterráneas y, mientras los reyes moros disfrutaban de sus manjares y sus harenes, había personas que se pudrían, literalmente hablando, entre sus propios excrementos acompañados por ratas y bichos capaces de vivir en estos lugares.

Se abrían bajo estas galerías estas terribles barrigas del diablo. Las llamaban así porque, según Maesso, tenían forma de embudo al revés. A través de un orificio en el suelo, del tamaño justo para que entrara una persona, se abría una especie de cueva donde, atados por cadenas los unos a los otros, se encontraban prisioneros los cristianos que podían tener algo de valor para negociar con sus reyes (yo me pregunto… si estos eran los prisioneros valiosos, ¿qué hacían con los que no lo eran?).

Estas terribles mazmorras eran lo más parecido al infierno, siempre bajo el paraíso. Por la pequeña abertura del techo por donde los bajaban con escalas, entraba un  rayo de luz que era la peor de las torturas porque por ahí se colaban las risas y los ruidos del palacio de arriba. En el suelo de las mazmorras existía un agujero donde los reos hacían sus necesidades. Las ratas se los comían vivos y por causa de las argollas las pústulas se les extendían por todo el cuerpo. Así llegaban a estar años, los más afortunados morían pronto, los menos esperaban a que su señor negociara con los infieles y los liberara.

No sé si esto es invención del autor o existieron de verdad las barrigas del diablo, pero como mis medios son limitados no he podido encontrar mucha información, por eso pido que si algún lector conoce este tema y puede explicárnoslo que nos lo envíe, se lo agradecería. Así podremos conocer otra faceta más de este maravilloso y a la vez terrible lugar que es la Alhambra de Granada, no sólo lo que vemos cuando la visitamos.

BELÉN JIMÉNEZ

Anuncios

Un pensamiento en “LAS BARRIGAS DEL DIABLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s