LA TORRE DE LONDRES


"TORRE DE LONDRES"- LUIS MOLINA FUILLERAT

Se trata de la fortaleza medieval británica mejor conservada y según mi parecer es inevitable quedar impresionado con ella. Sólo el estar cerca de sus muros… Aquella sombra inmensa casi acariciándote, como si te atrapase, y aquella sensación helada… Realmente se respira un aire triste y siniestro entre esos gruesos muros llenos de historia. Al menos esa fue la sensación que yo tuve.

Es cierto que La Torre ha tenido una larga historia repleta de capítulos de toda índole; sin embargo, los tristes pesan mucho sobre ella, es difícil no pensar en el sufrimiento  y el miedo cuando se contemplan todas aquellas inscripciones sobre la piedra helada de sus muros, tratando de capturar los gritos de aquellos que allí fueron encerrados durante su etapa de prisión, tratando de alcanzar la eternidad.  

Larga historia…

Fue una de las numerosas fortificaciones que Guillermo el Conquistador, construyó por toda Inglaterra durante sus campañas. Guillermo II de Normandía, fue duque de Normandía desde 1035 y conquistó Inglaterra en 1066.

Comenzó  la  construcción de la Torre ese mismo año. Fue levantada entre sus murallas sajonas y las romanas junto al Támesis como fuerte provisional.

Más tarde, en 1078, añadió la hermosa White Tower, completada por Guillermo II y Enrique I. Se convirtió en una lujosa residencia para reyes con varios pozos, salones de gala, bellas capillas y salas de reuniones; además de una cárcel y un calabozo. Sin embargo fue el último rey normando, Esteban, el primero en vivir allí.

En conjunto, la Torre es un complejo de varios edificios situado dentro de dos anillos concéntricos de muros defensivos y un foso. El castillo se amplió en varias fases, sobre todo bajo el mandato de Ricardo Corazón de León, Enrique III y Eduardo I en los siglos XII y XIII. La disposición general de finales del siglo XIII se ha mantenido a pesar de la actividad posterior.

La torre ha servido como armería, tesorería, casa de fieras, Real Casa de la Moneda, registros públicos, y casa de las Joyas de la Corona del Reino Unido.

Fue testigo de capítulos alegres y terribles horrores.

Reservada por lo general para reclusos de alto nivel, la torre fue la prisión real más importante del país, sin embargo no puede decirse que fuera del todo segura pues a lo largo de la historia, muchos prisioneros sobornaron a sus guardias para que les ayudasen a escapar, como es el caso de Roger Mortimer, primer conde de March, que en 1322 escapó ayudado del subteniente de la torre. Para ello cortaron un agujero en el muro de su celda y Mortimer escapó hasta un barco que le estaba esperando.

Durante este periodo, la Torre de Londres mantuvo retenidos a muchos nobles prisioneros de guerra.

Durante la Revuelta de los Campesinos de 1381, la Torre de Londres fue sitiada con el rey dentro. Cuando Ricardo salió al encuentro del líder rebelde, una multitud irrumpió en el castillo sin encontrar resistencia, y saqueó la Casa de las Joyas. El arzobispo de Canterbury, Simon Sudbury, se refugió en la capilla de San Juan, esperando que la muchedumbre respetase el santuario; sin embargo, lo sacaron de allí y lo arrastraron hasta la Tower Hill donde lo decapitaron.

Bajo el reinado de Enrique VI (1421-1471), el duque de Exeter introdujo la rueda de la tortura que años más tarde Edmun Campion (1540-1581), mártir jesuita inglés, probaría en su cuerpo tres veces.

También se celebraron picnics y juegos en su césped durante el reinado de EduardoIV

Pero poco después de su muerte en 1483, se cree que tuvo lugar el asesinato de los Príncipes de la Torre, uno de los eventos más tristes y crueles asociados con la Torre de Londres. El tío de Eduardo V, Ricardo, Duque de Gloucester, fue declarado Lord Protector cuando el príncipe era demasiado joven para gobernar. Eduardo, de 12 años de edad, fue confinado en la Torre junto con su hermano pequeño Ricardo. El Duque de Gloucester fue proclamado rey Ricardo III en julio.

Los príncipes se vieron en público por última vez en junio de 1483, sin que nunca se llegara a conocer qué había sido de ellos. Los buscaron durante mucho tiempo por el castillo aunque el motivo más razonable para su desaparición es que fueran asesinados. En 1674 se descubrieron unos huesos, al demoler la entrada de la Torre Blanca, que se cree que eran los de los dos jóvenes príncipes.

Bajo el reinado de los Tudor, la torre se usó menos como residencia. Enrique VIII hizo ejecutar aquí a dos de sus esposas: Ana Bolena y Catalina Howard. Sin embargo no fueron las únicas. Thomas Cromwell, el arzobispo Laud y muchos otros se convirtieron en espectáculo público al  ser decapitados en la Tower Hill.

El heredero de Enrique VIII, su joven hijo Eduardo VI (también anglicano), prosiguió tras su coronación con las brutales purgas. Seis años más tarde murió y fue sucedido por María Tudor (católica).

La princesa Isabel entró como prisionera de su hermana por la Puerta de los Traidores montada en barco, pero salió de allí en carruaje dorado para convertirse en la reina Isabel I. Después encarceló a sus oponentes y los ajustició.

La mayoría de los criminales comunes eran ejecutados en sitios públicos como el cadalso de la cercana Colina de la Torre, a la vista de multitudes alborotadoras. También se hicieron públicas las ejecuciones de algunas personalidades de clase alta como Tomás Moro. Sin embargo, los nobles y, sobre todo, las mujeres, eran ejecutados de forma privada en la Torre Verde, en el interior del complejo, y enterrados en la Capilla Real de San Pedro ad Vincula. Algunos de los nobles ejecutados en el exterior de la Torre están enterrados también en esta capilla.

En cuanto a los Estuardo, fue Jacobo I el último rey que habitó la torre. Éste contemplaba a sus leones y osos  luchando desde la Lion Tower.

En resumen, un largo etcétera de acontecimientos que no siempre fueron sangrientos. Lo cierto es que a pesar de su reputación como lugar de tortura y muerte, popularizada por los religiosos del siglo XVI y los escritores del siglo XIX, las ejecuciones normalmente se llevaban a cabo en la colina (Tower Hill), en el norte del castillo.

Hoy en día, la Torre de Londres es una de las atracciones turísticas más famosas del país y fue declarada en 1988 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Y como en todo castillo, especialmente con un pasado sangriento como este, no podían faltar sus leyendas e historias de fantasmas.

Es sabido por todos que Ana Bolena fue acusada de adulterio e incesto por su esposo el rey Enrique VIII. Fue apresada en la Torre y decapitada junto a sus supuestos amantes.

Se cuenta que en 1864, un joven centinela que hacía guardia debajo de la Casa de la Reina, aseguró haber visto aparecer de la niebla una figura blanca que se dirigía con rapidez hacia él, el soldado relató que aquel espectro lo atravesó.

Pero al parecer no fue el único, pues dos soldados más dijeron haber observado la escena. Al parecer aquel ser de brumas ha sido visto en más ocasiones e incluso hay quien afirma haberla visto sin cabeza.

Pero  la Torre ha “alojado” a otros notorios personajes como la reina de los nueve días: Lady Jane Grey, una pobre marioneta junto con su esposo en las luchas de poder entre Maria Tudor e Isabel, que fue sentenciada y decapitada el 12 febrero de 1554 a los 16 años, en la explanada enfrente de la torre y que se convirtió de este modo en otro de los fantasmas de la Torre. En 1957, en el aniversario de su ejecución, dos guardianes dijeron haber visto una masa blanca que formaba la imagen de una dama.
Pero no son ellas las únicas, desde luego. Al parecer los gritos de Catalina Howard pidiendo auxilio son escuchados a veces silbando como el viento en los recovecos y pasillos del castillo.

En octubre de 1817, Edmund Lenthal Swifte, guardián de las joyas de la corona, estaba cenando con su familia en la torre donde se guardaban las joyas cuando de repente, levantaron la cabeza de sus platos, vieron un cilindro de cristal lleno de un líquido turbulento de color azulado y blanco que daba vueltas en su interior, estaba suspendido en el aire y fue oscilante de un comensal a otro hasta colocarse detrás su esposa. La escena duró unos dos minutos hasta que la mujer comenzó a gritar diciendo que la estaba agarrando. Cuando Swifte arrojó una silla contra él, éste desapareció y no se volvió a ver de nuevo.

«Incluso ahora siento el terror que sentí entonces. Salté de la silla y golpeé la aparición, golpe que fue a parar en el revestimiento de madera situado detrás de ella. Entonces, la «cosa» cruzó el borde de la mesa y desapareció por la ventana.», relató el guardián.
Tomas Beckett también ha sido visto golpeando el muro de la que fuera su prisión con un crucifijo. En el aniversario de la ejecución de Margaret Pole, condesa de Salisbury, y madre de Enrique VIII, a la que el verdugo tuvo que golpear con el hacha tres veces para darle muerte, se ha podido ver una procesión espectral.

Como he dicho antes, la Torre fue durante bastantes años casa de fieras, y al parecer también se han producido fenómenos paranormales relacionados con animales fantasmales. En una ocasión, un centinela de la torre que hacía guardia en el recinto reservado a las joyas de la corona, escuchó a eso de la medianoche un rugido a su espalda, al girarse encontró un enorme oso negro mostrando sus dientes, de pie sobre sus patas traseras. El soldado aterrado trató de herir al animal que iba a atacarlo con su bayoneta, pero el arma lo atravesó y el espectro desapareció en ese momento. Poco después encontraron al soldado desmayado y la bayoneta de éste clavada en la puerta de madera. El médico confirmó que no dormía y tampoco parecía estar ebrio. Tres días después el pobre chico murió al parecer de puro miedo.

Según parece, la Torre Blanca parece ser el único lugar de toda la fortaleza libre de espectros. Cuentan que en una obra de restauración se encontró entre sus muros los huesos de un gato y que tal vez esa sea la causa: quizás un ritual al construir la torre.

Leyenda o realidad, lo cierto es que todas estas increíbles historias no hacen sino agrandar el halo de misterio del lugar, ya de por sí cargado de historia y encanto.

Para finalizar os hablaré de una leyenda más de la que los ingleses se sienten muy orgullosos.

Según la leyenda céltica, Bran el bendito, uno de los grandes héroes de la mitología celta británica e irlandesa y rey de los Bretones (del que os hablaré en otra ocasión), al ser malherido pidió a sus hombres que le cortaran la cabeza y la enterraran el la Colina Blanca en Londres, pues mientras permaneciera allí sin ser desenterrada lograría proteger a la isla de cualquier invasor. Bran se traduce como “cuervo” que además era su animal totémico.

Se dice que la Torre fue construida en este mismo lugar para proteger Londres de las invasiones por el Támesis.

Desde hace siglos una colonia de seis cuervos anida en la torre. Según la profecía, el día que los cuervos abandonen la Torre de Londres la Torre caerá y será el fin de la monarquía británica.

Y lo curioso es que en esta época en la que ya nadie cree en leyendas ni profecías, cuando la población de cuervos desciende se repuebla rápidamente con ejemplares nuevos y saludables. Al parecer fue Carlos II quien protegió a estas aves por real decreto al conocer la profecía.

A los cuervos que mueren se les hace un funeral con honores y los entierran en un cementerio. Incluso existe un registro de nacimientos y muertes y un monumento en honor de estos animales tan típicos de la Torre, que se pasean a su antojo por los jardines con sus pelajes brillantes y preciosos, pero eso sí, no se te ocurra intentar tocarlos, porque además de ser un grave delito en Inglaterra, los animalitos son capaces de arrancarte los dedos de un mordisco.

ESTEFANÍA JIMÉNEZ

http://es.wordpress.com/tag/estefania-jimenez/

http://es.wordpress.com/tag/luis-m-fuillerat/

Anuncios

2 pensamientos en “LA TORRE DE LONDRES

  1. Muy interesante la historia,yo creo en fantasmas y no me extraña que se vean allí pues la energía negativa del lugar es muy fuerte.ENHORABUENA LUIS,cada vez te superas más.Deberías dedicarle más tiempo y pásame uno de esos papeles que usas que me gusta el resultado que queda.

    • Muchas gracias Belén, el papel que utilizo para dibujar es offset 80 gr. (el folio de toda la vida) luego lo escaneo y le pongo ese fondo, jejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s