LEYENDA DE DOÑA MENCÍA LÓPEZ DE HARO


La leyenda de Doña Mencía es una bonita historia sobre una de las muchas mujeres que jugaron un importante papel en la Reconquista y de la que se sabe muy poco.

Se puede decir que fue una mujer muy inteligente capaz de salvar una plaza tan importante como lo era Martos. Doña Mencía López de Haro, era hija de una noble familia de Vizcaya, nieta del rey Alfonso IX y casada con Don Álvar Perez de Castro.

A Doña Mencía le tocó vivir en una época muy importante de nuestra historia, la que corresponde con la conquista por parte del rey Fernando III el Santo, de las tierras de Jaén que todavía pertenecían al Reino Nazarí de Granada.

En el año 1224, Martos pertenecía al reino de Baeza, cuyo rey era un musulmán aliado, tras un pacto que se hizo despúes de la victoria de Fernando III de la Batalla de las Navas de Tolosa en 1212. En este pacto, este rey musulmán se hizo amigo del rey Fernando y le cedió las plazas de Martos y Andújar porque estaban situadas en sitios muy importantes, para así poder continuar conquistando territorio a los moros.

En éstas estaban cuando el rey Aben Alhamar de Granada, que por cierto era de Arjona y ya había hecho tratos con Fernando III anteriormente, se enteró que el alcaide de Martos, que era Don Alvar Pérez de Castro, el esposo de Doña Mencía, estaba tratando unos asuntos con el rey en Toledo, y quiso conquistar de nuevo Martos porque a él le venía muy bien este territorio, además se enteró de que en Martos apenas había soldados para defenderlo porque el que se había quedado al mando se había ido con todos a luchar a otro sitio.

Imaginaos al rey Alhamar frotándose las manos cuando se enteró de que en Martos sólo había 40 hombres armados para defenderlo. Ya se veía él en su castillo de la peña cómodamente instalado. Con lo que él no contaba es que, quizá en Martos no había hombres, pero sí que había mujeres y muchas, a la cabeza de todas estaba la mujer del alcaide, Doña Mencía, que como bien dice el refrán:”Detrás de un gran hombre, hay una gran mujer”.

Pues a esta gran mujer, que por cierto sería muy lista pero era un poquito fea, cuando se vio rodeada de moros por todas partes y sin hombres que las defendieran,se le ocurrió la fantástica idea de vestir a todas las mujeres de hombres. Con los trajes de soldados de repuesto que tenían los hombres en los armarios, disfrazó a todas las mujeres de Martos y las colocó en todas las torres y en todas las almenas.

Cuando Alhamar vió desde lejos las murallas de la ciudad llenas de soldados se asustó, le echó una bronca monumental a su visir que le había dicho que no había hombres en la ciudad , dio media vuelta y salió corriendo como el perro que trepó la olla, como dicen en mi pueblo.

Así que, una vez más, las mujeres les han salvado el pellejo a los hombres. Aunque sean más conocidas las hazañas caballerescas de los hombres medievales, tambien hubo en esta época tan oscura y a la vez tan bonita de nuestra historia,mujeres inteligentes y valientes.

BELÉN JIMÉNEZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s