LEYENDA DEL RELOJ ASTRONÓMICO DE PRAGA


RELOJ ASTRONÓMICO

“RELOJ ASTRONÓMICO DE PRAGA” – BELÉN JIMÉNEZ

Situado en la casa del ayuntamiento dela CiudadViejaen Praga encontramos este esplendido reloj astronómico que da la hora desde hace más de seiscientos años.

Fue construido por el relojero Nicolás de Kadan y por el profesor de matemáticas y astronomía Jan Sindel, y su parte más antigua, el cuadrante astronómico, data de 1410.

A partir del año 1552, el reloj se paró varias veces y tuvo que ser reparado en diversas ocasiones. La reparación de 1552 fue realizada por Jan Táborsky, que escribió un informe en el que se nombra por primera vez al maestro relojero Hanus, al que se le atribuyó el diseño del reloj. A pesar de que se demostró que esto era falso, la leyenda que se construyó en torno a su persona aún circula por ahí, entre los murmullos de los cientos de turistas que se agolpan ante el reloj para admirar su maravillosa construcción y la increíble animación de sus figuras.

No os voy a dar aquí una descripción exhaustiva de esta maravilla, aunque os recomiendo de verdad que le echéis un vistazo a alguna de las cientos de páginas que hablan sobre el tema porque es realmente interesante. Lo que yo deseo es contaros esa leyenda que se forjó con los años en torno a la construcción de este maravilloso reloj.

La construcción inicial del reloj de 1410 era bastante simple, pero a finales del siglo XV, el maestro Hanus arregló y perfeccionó su mecanismo convirtiéndolo en una magistral obra de arte, única enla Europade la época.

Los consejeros dela CiudadViejaestaban muy orgullosos de su reloj astronómico, pero comenzaron a llegar rumores de que el maestro relojero, dado su gran éxito con el reloj de Praga, había recibido numerosas ofertas de muchas ciudades. Se decía que el relojero pasaba las noches enteras trabajando, haciendo cuentas, diseñando…

Todos habían llegado a la misma conclusión: el maestro Hanus había aceptado alguna de aquellas ofertas y estaba diseñando un nuevo reloj astronómico, probablemente más grandioso, para alguna otra ciudad.

Aquello fue un duro golpe para los vanidosos consejeros que deseaban toda la gloria parala CiudadVieja, así que se pasaban las horas maquinando cómo hacer para que el maestro no volviera jamás a construir un reloj como el suyo. Finalmente, a uno de los consejeros, un hombre frío y cruel, se le ocurrió la terrible solución para conservar la exclusividad de su excepcional reloj astronómico.

Una noche, el maestro relojero se encontraba solo en su casa, trabajando en su estudio a la luz de las velas, enfrascado como de costumbre en sus diseños y cálculos. De repente lo sobresaltaron unos fuertes golpes en la puerta. En un principio se quedó helado, pero entonces se escuchó una voz apremiante que lo instaba a abrir.

El maestro, preocupado y temiendo por la suerte de su ayudante al que consideraba como un hijo, corrió hacia la puerta y apartó el pesado travesaño. Se encontró entonces con tres hombres corpulentos y amenazadores. Hanus intentó cerrar la puerta a toda prisa, pero era anciano y uno de los hombres interpuso su pie a tiempo de impedirlo. Lo empujaron hacia el interior, agarrándolo con fuerza y sin miramientos. Los asaltantes lo amordazaron y entre dos lo sostuvieron mientras el tercero blandía su afilada navaja y la acercaba a la llama del hogar. El maestro observó horrorizado cómo la hoja se tornaba roja ante el fuego. Se debatió asustado e intentó gritar, pero, al final, el terror lo venció y se desvaneció. Se despertó al cabo de unas horas aquejado de un insufrible dolor. Estaba en su propia cama y escuchaba el eco de las voces familiares y preocupadas de su ayudante y su ama de llaves. Lloraban y proferían exclamaciones de rabia e indignación mientras se afanaban a su alrededor. Sin embargo, Hanus no lograba verlos. Ante sus ojos solo había oscuridad. Aquellos animales lo habían cegado para siempre.

El maestro pasó mucho tiempo muy enfermo, con graves fiebres, luchando entre la vida y la muerte, y con escasos deseos de luchar por salvarse, dado que una vida de tinieblas se le antojaba el peor de los tormentos para él, que todo le debía a sus ojos.

Sin embargo, el cuerpo humano es impredecible y, contra todo pronóstico, después de un largo padecimiento, el maestro logró recobrarse un poco, aunque sus ojos siguieron cegados.

El anciano pasaba los días pensando en quién podría haber sido el autor de tamaña atrocidad, inmerso en su tragedia, enfermo de amargura y tristeza. Un día, su ayudante regresó de sus tareas de mantenimiento del reloj y le contó muy airado una conversación que había escuchado entre dos de los consejeros de la ciudad. Creyendo que nadie los escuchaba, comentaban con ligereza que lo que habían hecho era lo más correcto, pues de esa manera, el maestro Hanus nunca volvería a crear un reloj más grandioso que el suyo.

Así fue como el maestro se enteró de esta traición. Un gran deseo de venganza comenzó a forjarse en su piadoso corazón y desde ese momento empezó a planear cómo desquitarse con aquellos que habían causado su desgracia.

Una mañana, pidió a su ayudante que lo acompañara hasta el ayuntamiento porque deseaba acariciar las piezas de su amada máquina, escuchar su sonido. El chico se sintió feliz por ello, pues desde el ataque, su maestro no había salido a la calle ni había mostrado interés por nada. Cuando estuvieron frente a la maquinaria del gran reloj, el anciano acarició con amor cada familiar pieza, se deleitó con la música de su funcionamiento, el rodar de sus engranajes. Lloró amargamente por no poder disfrutar de su visión, por no poder volver a trabajar en lo que él tanto amaba. Aspiró hondo y se armó de valor, Visualizó en su cabeza el mecanismo. Lo conocía tan bien que era capaz de ver cada pequeño detalle aun con sus ojos cegados. Entonces, tras unos instantes de meditación, extendió su mano y, antes de que su ayudante pudiera detenerlo, la introdujo en un punto concreto de tan preciada maquinaria. Con la escasa fuerza que su enfermedad le había dejado, el maestro tiró de una de las numerosas palancas hasta que ésta se rompió. La máquina comenzó a gemir y a lanzar alarmantes chirridos que traspasaron el silencio y pudieron escucharse en toda la Staromestské námestí, la plaza dela Ciudad Vieja.

El reloj comenzó a hacer movimientos extraños hasta que finalmente se detuvo, su maquinaria había dejado de funcionar. Justo en ese momento, Hanus, el más grande relojero que había dado la historia, cayó al suelo muerto: su corazón se había detenido en el mismo momento que lo hizo su amado reloj astronómico.

El reloj sufrió una grave avería y nadie fue capaz de dar con la solución. Tratando de hallar la manera de repararlo, rebuscaron entre los apuntes y trabajos que el maestro guardaba en su estudio. De ese modo pudieron averiguar al fin en qué estaba éste trabajando en el momento en el que fue atacado por aquellos hombres enviados por los consejeros. Todos se quedaron horrorizados por la atrocidad de lo que habían hecho pues descubrieron que Hanus se afanaba por introducir mejoras en su preciado reloj, ya que deseaba convertirlo en una pieza aún más grandiosa, para que todo el mundo la admirase durante muchísimos años. Sin embargo, por más que buscaron, nadie encontró el remedio para la avería del reloj, pues esa información solo existía en la cabeza del gran maestro.

El reloj astronómico de Praga, una de las obras más grandiosas de la historia, permaneció largos años si volver a funcionar y sin poder deleitar a todo aquel que se acercaba a la casa del ayuntamiento dela CiudadVieja.

Otra versión de la leyenda nos dice que fue el ayudante el que vengó a su maestro introduciendo el brazo dentro del mecanismo del reloj. Los engranajes amputaron la mano y el reloj quedó atascado e inutilizado durante muchos años.

 ADAPTADA POR ESTEFANÍA JIMÉNEZ

Anuncios

5 pensamientos en “LEYENDA DEL RELOJ ASTRONÓMICO DE PRAGA

  1. Chic@s, si ponéis un botón de twitter podría retuitear los artículos, es que yo no tengo caralibro ni nada de eso :S

  2. Me gusta mucho la acuarela, qué bonita. Y qué recuerdos tan buenos de ese viaje. Creo que fue una de las semanas más felices de mi vida. Espero que os guste la leyenda, a mí me encanta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s