LA ESPOSA DEL BARÓN


Hola de nuevo. Sé que tengo varias cositas pendientes de publicar, muchas de ellas de gente maravillosa que confía en mí. Soy un petardo, lo sé, siempre ando con un millón de cosas y me queda poco tiempo para el blog. Pero sabéis que os publico seguro 😛

Sin embargo hoy me apetecía mucho enseñaros este relato que escribí hace un tiempo y que ahora aparece en una antología, que reúne todos los relatos participantes en el certamen FantastiCS de microrrelato de 2013.

Imagino que debe ser un libro estupendo, aunque aún no he podido comprarlo. Sin embargo, no me cabe duda, porque la temática es muy atrayente, y hay auténticos artistas de las letras por ahí.

El libro se llama “La parca de Venus” y lo podéis adquirir AQUÍ.

Bueno, pues como os decía, aquí os dejo mi humilde aportación a esta antología. Espero que os guste 😉

EST. J.A.

LA ESPOSA DEL BARÓN

–¿Por qué? Dios mío, ¿por qué? –repito sin dejar de mover la cabeza con espanto. Aguanto mi pañuelo contra los labios, me escuecen los ojos, creo que voy a vomitar.

–¿Por qué? ¿Acaso los hombres de ciencia no entienden de cosas del corazón? –me dice el barón con desprecio mientras lanza una mirada de adoración hacia la cama–. Porque la amo y jamás dejaré que nos separen. Su padre no deseaba nuestra unión pero ella me ama también y aceptó ser mi esposa. Yo la cuidaré siempre.

–Dice que ella lo ama ¿cómo es eso posible? –Aspiro hondo y el hedor me golpea, puedo paladearlo en el cielo de la boca, necesito aire y retrocedo de espaldas hacia la puerta.

–¡Me ama! –brama él con los ojos inyectados en sangre–. No hacen falta las palabras. Me lo dice el sabor de sus labios cuando los beso, su piel cuando la acaricio. Cada noche cuando le hago el amor, cuando despierto junto a ella. Me ama y yo la amo.

–¡Dios mío! –repito horrorizado y mis ojos regresan sin poder evitarlo a la abominación que yace en la cama. A aquel rostro morado e hinchado, a esas cuencas sin ojos en las que reptan decenas de gusanos, a esa boca rígida de dientes amarillos–. ¡Está usted loco!

–¡De amor! –grita colérico–. Ahora ella es mía para siempre. ¡No, jamás nos separarán!

–¿No entiende que ella murió? ¡Por Dios, la tisis se la llevó hace más de un mes! ¿Cómo pudo robar su cadáver? ¿Cómo puede…? –Mi cuerpo se sacude y esta vez no logro controlar el vómito. El estómago de la desdichada hace días que estalló, hinchado por los gases y la putrefacción, salpicando de inmundicia su camisón de seda.

–La amo –repite el barón suavemente. Aún trato de controlar las convulsiones de mi estómago cuando escucho horrorizado cómo la puerta se cierra a mi espalda, sus pasos, su aliento junto a mi oído. Solo tengo un segundo para mirar hacia la ventana, solo un latido para entender que nadie sabe que estoy aquí, que nadie vendrá a por mí; antes de ver la sombra del atizador bajar sobre mi cabeza–. Ella es mía. ¡Jamás nos separarán!

 ESTEFANÍA JIMÉNEZ

Anuncios

4 pensamientos en “LA ESPOSA DEL BARÓN

  1. Dios mío… ¿te he dicho ya que eres la reina de lo macabra? Tendrías que haberme visto mientras leía esto… arrugando la nariz todo el rato, con un asco impresionante. Eres única para transmitir sensaciones, olores y visiones como esta.

    Guau… enhorabuena por el relato y la antología, amor!

    • Jajaja gracias, preciosa. Lo sé, es asqueroso, todo el que lo ha leído me lo ha dicho. Y si te digo la verdad es uno de los relatos que más me gustan, tengo que estar algo enferma 😛
      Un besito!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s