¡¡He vuelto!!


¡Hola de nuevo, curiosos y creativos!
¡¡He regresado!!

Hoy vuelvo y tengo unas palabras para decir; una entrada algo rollo pero que me siento en la necesidad de hacer aunque no la lea ni Dios 😛

Este blog se creó hace muchos años ya y sus pretensiones han ido cambiando a lo largo de este tiempo. En un principio nació como un rincón en el que la gente creativa tuviera su oportunidad para expresarse; una idea preciosa que me permitió conocer e mucha gente y vivir experiencias muy gratificantes.
Con el paso del tiempo las gratificaciones fueron en descenso y el trabajo extra en ascenso. De todos es sabido que hasta las cosas más bonitas y altruistas pueden llegar a caer en picado cuando hay personas que abusan y agradecen poco.

He llegado a dejar abandonado el blog en más de una ocasión, pero siempre he acabado regresando a él, porque esos Ecos de la Distancia son como un canto de sirena para mí.
Después de uno de esos periodos de silencio que no es silencio, he decidido regresar. Los años no pasan en balde, desde luego, y muchas cosas han cambiado desde que lo inauguré, por eso, he decidido lavarle la cara, echarle crema, maquillarlo y, sobre todo, ponerlo a dieta 😛

Yo he cambiado, mi situación también, ahora soy autora. He intentado llevar un blog personal, pero la verdad es que me aburrí 😛 Sin embargo, Ecos de la Distancia es otra cosa… Ecos ha seguido creciendo a pesar de mi abandono. Se ha ido haciendo mayor y grande y yo me siento culpable de haberlo dejado solo, como el monstruo de Frankenstein, sin guía ni cariño.
Pero estoy dispuesta a enmendar mi error. Eso sí, esta vez, no hay “grupo”, si es que alguna vez lo hubo. El blog es solo mío, como el anillo de poder, con la asistencia de mi Luis que es genial y un genio, y de mi hija Rebe Chan (cuando a ella le apetezca).

¿Qué quiero decir? No voy a publicar los trabajos de otros, no voy a currar por otros, no voy a asumir los marrones de otros. ¿Radical? Supongo que sí, pero en esta nueva etapa he decidido apartar todo lo negativo que me hizo abandonar un blog tan fantástico. Que sí, que sí, que la mayor parte del tiempo fue maravilloso, lo reconozco y lo agradezco, pero ya sabéis cómo suelen ser las cosas, cuando hay una pequeña minoría que hace daño, se tiende a olvidar lo bueno y recalcar lo malo.

En cualquier caso no vais a notar el cambio, y si lo hacéis espero que sea para mejor. Otra cosa, Ecos de la distancia pasa a partir de ahora a engullir mi blog de autora, (imposible llevar dos blog :P).
Por lo demás todo seguirá más o menos la misma línea: seguiré publicando post que crea os puedan resultar interesantes, leyendas, curiosidades, reseñas… En definitiva, seguirá siendo una ventana a la cultura y al entretenimiento, pero lo haré yo: sin exigencias, sin presiones, solo haré lo que realmente me guste y me apetezca hacer y cuando me apetezca. Ecos de la distancia pasa a ser mi lugar en las nubes, mi rincón de evasión.

Y mi rincón de evasión tiene las puertas abiertas para todo el que quiera pasarse; para los que lleváis con él desde el principio, para los que os habéis unido con los años, para los que le habéis hecho compañía mientras crecía solo y, por supuesto, a todos los nuevos que deseen formar parte de Ecos de la Distancia.

Quiero acabar dando las gracias por esas casi 700 visitas diarias, por esos 1700 seguidores, por esos comentarios y mensajes… ¡Gracias, gracias, gracias, por mantener mi rincón a punto, por mantenerlo vivo y ayudarlo a crecer!

¡He vuelto!!

ESTEFANÍA JIMÉNEZ

Anuncios

4 pensamientos en “¡¡He vuelto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s