Archivos

APLAZAR UNA NOVELA PARA ESCRIBIR OTRA. ¿DE VERDAD ES UN DELITO TAN GRAVE?


¡Hola de nuevo!

A los que me seguís desde hace tiempo os habrá chocado este título. Pero ¿qué le pasa a esta ahora? Porque, si algo he repetido hasta la saciedad como norma básica de mi trabajo, es que jamás, hasta que no haya terminado una historia, comenzaré a trabajar en otra nueva, por mucho que la idea intrusa presione y quiera hacerse un hueco en mi cabeza.

 

Y como norma está bien, hasta que te das cuenta de que pasan los días, las semanas, mientras tú te fuerzas a escribir la novela que crees que debes escribir ahora, pero en verdad la que te apetece es la invasora y no avanzas nada, porque no paras de procrastinar. Y así, mientras intentas escribir algo que te guste, te invaden las ideas de la otra y, claro, son buenas ideas, así que hay que parar para anotarlas para “cuando toque” y luego retomar el ritmo, ritmo que no es correcto porque es forzado.

Al final, después de dos horas sin que hayas logrado hacer nada en condiciones, te ves así, como Hannibal, pensando en lo que no deberías, es decir, la novela invasora 😛

Como soy más bien cabezona, me ha costado aceptar que la novela que toca escribir es aquella que quiere ser escrita (a menos que tengas un compromiso con la editorial o los lectores, claro).

Y, sí, desde que he aceptado el hecho de que dejar una novela para otra ocasión y empezar la que realmente te mueres por escribir no es un delito, ha comenzado a fluir el trabajo y ha regresado la inspiración que me empeñaba en atar.

 

Y esta es la conclusión de mi entrada de hoy. Hay que ser ordenados y responsables a la hora de escribir. No podemos pretender llevar diez proyectos a la vez y dedicarles el amor que cada uno se merece. Si te vas a comprometer con una novela hazlo hasta el final, no le seas infiel; pero, si por el motivo que sea, la historia se atasca y hay otra que te enamora… ¡la vida es corta, baby!

Recuerda que escribir es un placer y escribes porque te gusta (porque la recompensa económica la mayoría de las veces es ridícula). No estoy diciendo que vayas abandonando proyectos como norma, ojo. Quiero que quede claro que, para ser escritor, lo primero que hay que hacer es terminar proyectos; no vale eso de : soy escritor, estoy escribiendo…  Y así por los siglos de los siglos. No, señores. ¡Terminad proyectos! Pero si uno no sale ni a tiros y otro fluye como un río…

Pues eso, que una vez perdí un gran arrebato de inspiración con una historia (arrebato que aún no he vuelto a recuperar) por forzarme a escribir una novela que necesitaba sacar ya, y esta vez no quiero que me vuelva a ocurrir.

Y hasta aquí mi entrada de hoy. No sé si clasificarla de consejo de escritora, justificación, lavado de conciencia… Sea como sea, os aseguro que he vuelto a trabajar con ritmo, así que creo que ha merecido la pena, aunque no sea en la novela que en un principio tenía previsto 😉

Ahora, una preguntilla a mis seguidores escritores: ¿os ha pasado alguna vez esto? ¿Qué habéis hecho?

Ya me contareis 😉 ¡Hasta la próxima!

 

Si te gustan mis entradas, tal vez te gusten mis libros. ¿Les has echado un vistazo? Tal vez encuentres la lectura que buscas. Pincha en la foto y accede a todos los títulos publicados y a cómo conseguirlos 😉

IV ENCUENTRO DE NOVELA ROMÁNTICA ARMILLA (ERA)


¡¡¡Buenos días!!!

Primera entrada del año 2018, lo sé, no tengo perdón 😛 Bueno, podría decir que tengo una buena excusa, aunque creo que siempre digo lo mismo. ¡Pero es que tengo una buena excusa!! Sí, estoy terminando #Scherzo3 (el título es secreto aún), y mi meta es poder presentarla en el IV Encuentro de novela romántica de Armilla que se celebra el 2 y 3 de marzo. Como podéis ver, es una meta casi imposible de conseguir, pero yo no me doy por vencida 😛

¿Que no sabéis lo que es el IV ERA? Es un encuentro estupendo que lleva cuatro años celebrándose en el pueblo donde vivo, en Armilla, Granada, con el apoyo del Ayuntamiento (tenemos una concejala de cultura que da gana de comérsela de primorosa que es, Mar Callejas, la caña de España), y gracias al trabajo y esfuerzo de un equipo de voluntarias desinteresadas capitaneadas por la escritora Dama Beltrán; el Cielo ganado tienen estas guerreras con todo lo que mueven 😛

Sole (librera), moi y Mar, que nos saca una cabeza 😛

Os dejo por aquí el enlace del grupo de Facebook del ERA, por si queréis echar un vistazo. Este año se ha habilitado una sala más grande porque se desbordaron las inscripciones y, si no me equivoco, aún hay plazas, por si os interesa 😉 GRUPO DE FACEBOOK DEL IV ERA

 

Con Elena Castillo y Mabel Díaz

¿Qué hacemos trescientas personas, entre escritores, lectores, editores y blogueros, en un encuentro de este tipo? ¿De verdad hay que decirlo? jajaja Bueno, la idea principal es tener un espacio de encuentro para poder conocer en persona a esos amigos con los que nos solemos relacionar por redes sociales. Imaginaos: lectores que tienen la oportunidad de conocer en persona a sus escritores favoritos, hacerse una foto y conseguir que les firmen sus libros. Escritores que al fin se abrazan, compañeros, blogueros, en fin, que un encuentro así es maravilloso solo por eso, pero hay más.

 

 

Con la autora local Adriana Criado y los blogueros cañeros Fransys y Enara Gonzalez

Lectoras rebonicas de Armilla y Maracena

Con Marisa Sicilia

Con Bea Pe (Lith Pattersen), lectora, amiga y compañera escritora.

Tenemos mesas de debates, de novedades, de temáticas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los autores tenemos una gran oportunidad de presentar nuestros libros y hablar de nuestros proyectos futuros. Comemos juntos, nos reímos, siempre hay sorpresas… Y, por supuesto, hay librerías donde

adquirir los libros que te han llamado la atención, es una gran oportunidad de conseguir esa firma que tanto deseas 🙂

 

 

La verdad es que lo pasamos muy bien en estos encuentros y el de Armilla tiene algo especial todos los años, o me lo parecerá a mí, no sé 😛

Lo gracioso de esta entrada es que la he comenzado con la idea de escribir una cosa sobre besos y demás, pero oye, al final me he puesto a hablar del encuentro y he pensado que tal vez no todos los que me leeis lo conozcáis, así que, dejaremos el post de hoy aquí.

Eso sí, amenazo con volver con esos besos en breve 😀 Espero haber despertado vuestro interés en el ERA, quién sabe, tal vez nos veamos en el próximo 😉

ERRATAS: ESE LUJO QUE SOLO SE LES CONCEDE A LAS EDITORIALES Y SE PROHIBE A LOS AUTOEDITADOS.


¡¡Hola, curiosos y creativos!!

Esta entrada me ha venido a la cabeza a raíz de varias conversaciones con algunos compañeros escritores que se han decantado por la autopublicación. Y es duro, señores, y frustrante en general.

Encontrar faltas de ortografía hace que los ojos escuezan en cualquier libro: autoeditado o con editorial. Pero no voy a entrar en el tema de la ortografía porque para mí es una responsabilidad del autor conocer las normas ortográficas de la lengua en la que pretende comunicarse, o, por lo menos, las más esenciales.

De lo que yo hablo aquí es de erratas. Erratas como olvidar una tilde o colocarla mal en un momento dado ( si el error se repite en todo el texto es ortografía, si solo aparece una vez, es una errata), olvidar una coma, escribir una palabra mal, olvidar una letra, artículo, preposición… En fin, que todos sabemos lo que es una errata, y, de hecho, también considero errata una falta de ortografía aislada si esta solo aparece una vez en un texto.

Es bastante común encontrar libros editados por editorial con decenas de erratas (e incluso faltas de ortografía) y leer comentarios como: “Y qué más da si la historia es lo que importa”. Muy bonito y profundo.

Y yo me pregunto… ¿por qué sí importa cuando eres autopublicado entonces? ¿Por qué si sacas un libro por tu cuenta, encargándote tú de hacer todo el trabajo con el esfuerzo que eso supone, los lectores te miran con lupa hasta el color de la tinta? ¿Por qué?

Tengo la suerte de contar con las dos experiencias para hablar con crédito acerca de este tema. Las dos han sido maravillosas porque he sido afortunada con mi editorial (y por supuesto que volveré a publicar con editorial cuando llegue el momento). Pero lo que vengo a explicar es que tengo tres libros con editorial y uno autopublicado. Todos tienen erratas, TODOS. ¿La diferencia?: la editorial tiene equipo de corrección, yo no, yo tengo los ojos achicharrados. ¿Otra diferencia? Nadie me escribió para hablarme de las erratas de los libros editados, pero sí que lo hicieron para comentarme las del autopublicado (creo que son 5 en un libro de 400 páginas).

Que quede clara una cosa, por favor: ¡no me estoy quejando de esos mensajes!  Los agradezco muchísimo porque me dan la oportunidad de arreglar los fallos. Lo que pretendo hacer notar es que somos mucho más exigentes con los autopublicados y que se les levanta más la mano a las editoriales. ¿Por qué? ¿No deberíamos ser exigentes con todos los productos que adquirimos? O, si nos ponemos a poner puestos, es de lógica pensar que se les exija más a la editorial, ya que el autor solo percibe un 10% de beneficios (con suerte) justo porque la editorial ha de invertir en todo un proceso de edición (correctores incluídos).

Entonces, ¿qué va mal aquí? ¿Es porque se da por sentado que un autor que publica con editorial es mejor que el autopublicado y por eso hay que perdonarle los fallitos? Fallitos que en ocasiones duelen los ojos hasta hacerlos reventar. (Por cierto, tengo pendiente escribir una entrada sobre los motivos reales que llevan a un autor a autopublicar y que la mayoría de lectores desconocen 😉 ).

Y vale, sí, la ortografía o las erratillas no afectan a la calidad de la historia en muchas ocasiones (ejemplo, acabo de terminar Seis de cuervos, ediciones Hidra. Es uno de mis libros favoritos y esta es la tercera vez que lo leo, ¡pero está lleno de erratas!, algunas tan graves que cambian el sentido de las frases. ¿Ha dejado de gustarme la historia por eso? Por supuesto que no, pero sí me ha molestado verlas, porque el libro costó 18 pavos).

Así que, lectores, ¿podéis darme una respuesta a este enigma que muchos autores, que hemos autopublicado, nos planteamos? Es cierto que con esto de las redes sociales todos nos conocemos y es fácil contactar con un autor, y, por supuesto, al menos en lo que a mí respecta, sé que cuando me han escrito para comunicarme algún error lo han hecho con la mejor de las intenciones y lo he agradecido muchísimo. ¡Por favor, repito, esa no es la cuestión y no quiero que dejéis de hacerlo! Lo necesito para seguir creciedo.

Lo que vengo a plantear, y solo porque siento especial curiosidad por ello, es: ¿escribís también a las editoriales para decirles que los libros tienen erratas?

Si os soy sincera, en verdad a ningún autor le molesta que se le diga que ha tenido un error (o eso espero, a mí al menos, no me molesta, repito, lo necesito para mejorar), lo que realmente nos frustra (y hunde, señores, también hunde) son los comentarios en plataformas públicas, esos que desgranan las erratas como si hubieran analizado el libro bajo miscroscopio y que, sin embargo, perdonan todos los errores de autores consagrados y publicados con editoriales, cuando deberían ser al revés.

Me reitero y me pongo ya pesadita, pero no quiero que haya malentendidos: ¡¡¡LOS MENSAJES COMUNICÁNDONOS LOS ERRORES EN NUESTROS LIBROS SON UNA BENDICIÓN!!!! Ningún autor se molesta por ellos, los agradecemos. Por favor, que esto quede claro. La frustración viene de esa discriminación injustificada entre autopublicados y publicados con editorial. 

Para finalizar, os propongo un reto: ¿podéis dejarme en los comentarios algún libro que hayáis encontrado que no tenga ni la más mínima errata?

Y una última reflexión: todos los humanos cometemos errores, por eso los lápices tiene goma de gorrar 😉

 

 

Si has llegado hasta el final, tal vez sea porque te gusta lo que tengo que contar 😉 ¿Te apetece echar un vistazo a mis libros? Pues pincha la foto y accede a mi página de autora de amazon o en este enlace de mi blog: LIBROS PUBLICADOS

LECTORES, ¿TENÉIS PROBLEMAS PARA ACCEDER AL TRABAJO DE LOS AUTORES INDIES? ¿LOS SOLUCIONAMOS?


¡¡Hola, curiosos y creativos!!

Acabo de leer un comentario de una chica que me ha hecho pensar y me he dicho: tengo que escribir una entrada sobre esto y preguntarle a mis lectores.

Se habla mucho de los autores independientes, de por qué el hecho de trabajar sin editorial no está relacionado con la calidad. Hay muchos motivos por los que un autor puede lanzarse a la autoedición.

Hay libros que son muy buenos, pero que ninguna editorial se atreve a publicar. Esto puede ser así por varias cuestiones: por su excesiva extensión, porque el autor no es conocido y no cuenta con unos seguidores aún, porque es un género poco comercial o la historia misma no pertenece a ninguna moda y podría suponer un riego. No debemos olvidar (lo digo mucho) que las editoriales son negocios y no pueden arriesgar su dinero, es lógico. Pero ¿creéis que esto está relacionado con la calidad de la obra? ¡Por supuesto que no!

Por otro lado, hay autores que han tenido muchos problemas con las editoriales (no es mi caso, afortunadamente) y no quieren seguir pasando malos ratos, así que prefieren llevar el tema ellos mismos.

Y luego está el autor que, directamente, quiere hacerlo todo por sí mismo, porque le aporta más ventajas y vive más tranquilo 😛

Ya debéis saber, por todo lo que se ha dicho, que autopublicar es un trabajo difícil. Hay que hacerlo absolutamente todo y, para mí, lo más complicado es la promoción.

Ahora bien, aquí llega la cuestión que me he planteado hoy y me ha preocupado: ¡muchos lectores afirman que les es difícil acceder a los autores autopublicados!

Y, he aquí la cuestión: ¿Por qué? ¿Cuáles son esos problemas?

Ya sabéis que soy horrible haciendo promoción de mis libros y me ayudaría mucho saber vuestra opinión. Me consta que el hecho de no encontrar el libro en una librería es uno de los problemas, pero también es cierto que cada vez se compra más por internet, además, hay muchas librerías que ya trabajan con indies. Entonces, ¿es que acaso existen más problemas?

He pensado que sería muy interesante conocerlos, así que, ¿qué tal si me los contáis? ¿Cuáles son los problemas con los que os encontráis a la hora de acceder a un libro de un autor indie?

Espero vuestros comentarios o mensajes, ojalá que me plantéis muchos para que de ese modo yo, y todo autor independiente que lea esto, pueda encontrar soluciones para poder ofrecer sus libros con mayor facilidad.

¡¡Gracias por la ayuda!!

Si has llegado hasta el final, tal vez sea porque te gusta lo que tengo que contar 😉 ¿Te apetece echar un vistazo a mis libros? Pues pincha la foto y accede a mi página de autora de amazon.

CUALIDADES QUE DEBE TENER EL ESCRITOR. (ANALIZANDO AL GRAN ROALD DAHL).


¡¡Hola de nuevo!!

Hoy se me ha ocurrido escribir esta entrada porque he leído en ESTE POST algunas cualidades que, según Roald Dahl, debe tener un escritor. Me ha parecido muy interesante y estoy completamente de acuerdo con él.

Me gustan estos post, hay muchos consejos también de Stephen King por la red y siempre me ha encantado leerlos (AQUÍ PUEDES VER UN ARTÍCULO), puedes aprender muchos truquillos, pero sobre todo me gusta ver si son cosas que hago yo o no, y si puedo meterlas en mi modo de escribir.

Cuando he leído las cualidades según Roald Dahl, he comenzado a elucubrar sola en mi casa sobre lo que creo yo al respecto y he pensado: pues lo voy a escribir 😛 Así que, allá va 😉

  1. Para ser escritor debes tener una gran imaginación. Esa es la verdad más enorme del mundo, pero este punto lo uniría con el 2. Por mucha imaginación que tengas, por mucho que tu cabeza vuele aun estando despierto, si no sabes escribir bien no te va a servir para ser escritor. Podrás ser muchas cosas, pero para ser escritor debes saber escribir bien. Y escribir bien implica saber contar las cosas de manera que el lector las comprenda y les atrape. Roald dice que es un don que algunos tienen y otros no, es cierto, pero yo creo que ese don también se puede desarrollar a base de trabajo. ¿Qué trabajo? Para ser escritor hay que leer muchísimo, de todo, es fundamental ver cómo lo hacen los demás, qué gusta de otros escritores y qué no. Y escribir, por supuesto, nunca hay que parar de escribir. Escribir, escribir, escribir hasta que lo que escribas comience a parecerse a eso que a ti te atrapa en otros escritores.
  2. De aquí salto al punto 4 de Dahl, ser perfeccionista. Hay que trabajar hasta que tu novela sea todo lo perfecta que tu experiencia pueda lograr. Sin duda, esa perfección irá mejorando con la experiencia adquirida (o eso espero :P).
  3. Tener aguante. ¡¡Vaya que sí!! A todos nos ha pasado que, estando enfrascados en una novela, nos han venido ideas para un proyecto nuevo y nos hemos sentido tentados de dejar el que tenemos entre manos para comenzar ese. ¡Termina lo que empiezas!!! Solo concluyendo proyectos podrás pasar página e ir creciendo como escritor.
  4. Ser disciplinado. Hay que tomárselo como lo que es: un trabajo serio. Por tanto, aunque no puedas dedicar todo el día a escribir, al menos, el tiempo que sí puedas robar para ello, ESCRIBE, no andes pamplineando, así no se terminan los proyectos. Y, por supuesto, hacer lo posible para escribir un poco todos los días, esa es la mejor manera de lograr un ritmo provechoso de trabajo.
  5. Dahl habla de tener sentido del humor… Bueno, supongo que siempre gusta un chistecillo en una novela, pero no sé si es algo fundamental, la verdad 😛
  6. Y, ¡oh! llegamos a mi punto favorito: LA HUMILDAD. Ser humilde ante todo, eso ya os lo he dicho en muchas ocasiones, porque tú eres escritor, se te da bien hacer algo, pero a un/a electricista se le da bien la luz y no va de divo/a por la vida. Es decir, que nunca olvides que todos sabemos hacer algo, así que no te creas que tú eres mejor porque has escrito un libro. Creo que a eso se refería el maestro Dahl cuando decía que no te creas que tu trabajo es maravilloso. No es que no lo valores y creas en él, eso es fundamental para salir a la luz y no hundirte ante la primera crítica, pero lo que siempre debes tener presente, por mucho que crezcas en tu carrera, es que no eres mejor que los demás por hacer bien tu trabajo, eso te convierte en buen profesional, pero no en un ser superior.

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado. Otro día, quizás me dé por hacer lo mismo con los consejos de King, que son geniales 😛 ¿Qué opináis vosotros? ¿Coincidís con Roald Dahl en las cualidades que debe tener un escritor? ¿Añadiríais o suprimiríais alguna?

 

Si has llegado hasta el final de esta entrada es porque quizás te gusta lo que cuento y cómo lo cuento, así que tal vez te interese echar un vistacillo a mis libros, ¿no? 😉

LIBROS PUBLICADOS