SCHERZO de Estefanía Jiménez


Y esta es la reseña de Scherzo de las chicas de Book’s Tree. Y luego me preguntan por qué me asusta publicar Finale Appassionato. ¡Ay, espero que esté a la altura de las espectativas!!!

BOOK'S TREE

     Hoy os traemos la reseña de un libro que nos encantó, mágico por su historia y por la escritora a la que todos tenemos en gran aprecio. Esperamos que disfrutéis de la reseña de SHERZO de ESTEFANIA JIMENEZ.
Sinopsis

PRIMAVERA DE 1789. Para una mujer como Aileen, planear su futuro es algo fundamental y necesario. Recién llegada a Praga; en una época convulsionada por los cambios sociales, con escasos recursos; debe encontrar un esposo rico y sumiso cuanto antes. Sus objetivos están fijados y sus ideas claras. Sin embargo el destino le tiene preparada una sorpresa.
Cuando se cruza en el camino del famoso violinista Václav Novotný, el mejor músico de Bohemia y también el más enigmático, seductor y libertino de los hombres; solo le basta una mirada para sentir una atracción irresistible y antinatural hacia él. Ese hombre es peligro y deseo en estado puro y, tras…

Ver la entrada original 279 palabras más

Anuncios

PRELUDIO de Estefanía Jiménez


Una nueva reseña de Preludio de las maravillosas chicas de Book’s Tree. ¡Qué puedo decir, las adoro!!!

BOOK'S TREE

Continuamos conociendo la trilogía de Estefanía Jiménez, os traemos la reseña de PRELUDIO el segundo volumen, sigue conociendo esta mágica historia.
Sinopsis:

Para Asher, el recuerdo de Dinai y de todo lo que hizo supone una carga difícil de superar. La única mujer a la que ha amado en su vida sufrió un destino horrible por culpa de su hermano y los recuerdos lo han sumido en las sombras, la vergüenza no le permite vivir en paz.
Cinco años sin ver a Hana, tratando de apartarla de su vida aunque no de su corazón; cinco años de tregua marcados por el dolor del pasado.
Pero el miedo regresa de repente a Bohemia en forma de extrañas muertes y accidentes, haciendo saltar de nuevo las alarmas. ¿Habrá regresado Belial o se tratará de algo peor? ¿Lo que ocurrió hace cinco años fue un hecho aislado o un preludio?

Opinión:

Este libro…

Ver la entrada original 233 palabras más

EL GOLEM (EL DEL FOLCLORE Y EL DE “SCHERZO”).


¡¡Hola!!!

Comienza la cuenta atrás para la publicación de la última parte de la saga Scherzo, Finale Appassionato, y he pensado que estaría bien ponernos un poco en situación, siguiendo la línea de Ecos de la Distancia 😉

Ya sabéis que estos libros tienen un fuerte componente paranormal inspirado en la mitología hebrea, pero también hay mucho de leyendas de Praga e Irlanda en la trilogía; así que, ¿qué os parece si os cuento algunas de esas leyendas y mitos que salen en los libros? Pero además, os iré recordando partes de la saga en las que aparecen estas historias o personajes, y así vamos refrescando la memoria, ¿os parece bien?

Advierto de que estos mini resúmenes tal vez contengan algún spoiler, aunque procuraré que no sea nada muy devastador 😛

Comenzamos con la más famosa, la leyenda del golem. Este personaje salía en Scherzo. Cuando el rabino y líder de los cazadores, Absalom, perdió la razón y decidió crear un defensor de barro para proteger a su pueblo de las amenazas, como la que Václav Novotný portaba dentro de él, así como la de los dos niños néphilim que habían salido a la luz: Jules y Danica.

El problema fue que Absalom fue en verdad engañado por el astuto Belial, el cual se hizo pasar por Dios en sus sueños y le entregó su nombre para que el rabino lo introdujera en la boca del monstruo. El resultado: una enormidad de barro con una fuerza descomunal, pero desequilibrado mentalmente. Gracias a Aileen y su particular don para “encandilar” hasta a las bestias, el equipo pudo librarse de este mal de una manera un tanto dramática.

¡Y ahora, vayamos con la leyenda clásica del golem!

Un golem es, en el folclore medieval y la mitología judía, un ser animado fabricado a partir de materia inanimada (normalmente barro, arcilla o un material similar).

La leyenda más famosa sobre esta criatura involucra a un personaje que existió en la realidad y que también aparece mencionado en Scherzo: el rabino Judah Loew ben Bezalel, conocido como el Maharal de Praga, personaje notorio del siglo XVI.

Loew había defendido muchas veces la Ciudad Judía, pero sabía que no podría vivir para siempre y no quería dejar a su pueblo desprotegido de los ataques antisemitas y las amenazas del mal. De ese modo, siguiendo antiguos volúmenes hebreos, comenzó a crear, junto a dos estudiantes, una figura gigantesca con barro extraído de las orillas del Moldava. Le pidió a uno de sus ayudantes que diera siete vueltas alrededor del coloso de barro para imbuirle del poder del fuego, y al otro ayudante le ordenó que hiciera lo mismo para otorgarle el poder del agua. Por último, él hizo lo mismo, pronunciando las fórmulas adecuadas y, tras la última vuelta, le introdujo un pergamino en la boca con el verdadero nombre de Dios escrito en él.

El golem se levantó y en todo se parecía a un hombre gigantesco, salvo que no podía hablar. A partir de ese día, la criatura se convirtió en obediente sirviente de Loew y en fiero guardián de la Ciudad Judía.

El golem no tenía maldad, pero en ocasiones le costaba controlar su fuerza y esto daba lugar a situaciones comprometidas.

Todos los viernes por la noche, antes de acostarse, el rabino sacaba el pergamino de su boca para que la criatura también descansara el sábado, no rompiera el equilibrio sagrado y su fuerza no quedara sin control.

Pero un día, la hija pequeña de Loew enfermó y él, demasiado preocupado por ello, salió a la sinagoga a rezar y olvidó sacar el pergamino de la boca del golem. Cuando pasaron las horas, la criatura comenzó a alterarse hasta que acabó enloqueciendo y destruyendo todo lo que se encontraba.

Cuando el rabino lo vio, le ordenó que se detuviera y el golem lo hizo, pero Loew sabía que había puesto en grave peligro a los suyos, así que, con la ayuda de los mismos estudiantes, llevó al golem a la terraza de la sinagoga Vieja-Nueva y le ordenó a la criatura que se acostara y cerrara los ojos. Los tres se situaron tras su cabeza y recitaron los salmos al revés hasta que la respiración del golem se detuvo. Entonces Loew sacó el pergamino de su boca y la criatura comenzó a resquebrajarse hasta quedar reducido a polvo. Lo taparon con lienzos y allí siguen todavía sus restos. 

Cuenta la leyenda que han sido muchos los que han intentado revivir al golem, pero ninguno ha obtenido el resultado previsto y algunos han llegado incluso a morir. Esa magia hebrea solo estaba reservada a los muy cercanos a Dios, como el rabino Loew.

Otras versiones dicen que Loew escribió la palabra Emet (verdad) en su frente y que para destruirlo borró la primera letra, convirtiendo la palabra en Met (muerte). Para mi propia versión del golem, me valí de ambas fórmulas y fue Aileen la que logró borrar la letra y liberar a sus amigos, con ayuda del talento musical de Václav; al menos, hasta que llegó una amenaza mucho, muchísimo peor y se ensañó con el músico. 😉 ¡Pobre Václav, cuánto le queda por pasar aún! 😛

 

Y hasta aquí la entrada de hoy, espero que os haya gustado. Si queréis leer una bonita versión de esta leyenda os recomiendo la de este libro, que además tiene unas ilustraciones preciosas.

“77 Leyendas de Praga”, Alena Jezková, ed. PRÁH

Como siempre digo, si os ha gustado esta entrada, tal vez haya despertado vuestra curiosidad acerca de mis libros 😉 Podéis encontrar toda la información sobre ellos aquí:

LIBROS PUBLICADOS Y DÓNDE CONSEGUIRLOS

ÉRASE UNA VEZ UN CHARCUTERO Y SU BUTIFARRA


¡Hola!! De acuerdo, reconozco que el título no invita precisamente a leer, pero, por una vez, esto me da igual. Los minicuentos ÉRASE UNA VEZ serán mi pequeña vía de escape, mi psicólogo, mi espacio para gritar las injusticias y las cosas que me trillan. A veces, necesitamos algo así, sin censuras, sin miedo al qué dirán o a decir algo políticamente incorrecto. Y ahí va el primero que me ha venido en forma de metáfora. Espero que nadie se enfade, aunque, chicos, estoy harta de ir con pies de plomo hasta para ir al retrete 😛 Todos tenemos nuestras opiniones, no somos iguales, por fortuna. ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que todos los puntos de vista son válidos?

Érase una vez un charcutero al que se le ocurrió una idea fantástica: butifarras bajas en grasa, bajas en sal, bajas en color, en sabor… ¡Pero muy adictivas!

El charcutero elaboró sus butifarras, con la dificultad justita para hacer un embutido sin otro atractivo que eso, la adicción, el picante y la tranquilidad de que, el que se la come lo hace para pasar un rato, sin complicaciones.

Y, miren ustedes, que las butifarras del charcutero comenzaron a venderse. Tanto se vendieron que el hombre comenzó a ganar mucho dinero y, por tanto, hizo más butifarras que se siguieron vendiendo muy bien. ¡Bien por el charcutero! Tuvo una gran idea y tuvo éxito. ¡Felicidades y todo mi respeto!

Pero, como suele ocurrir con las cosas que tienen éxito, llegó otro charcutero que quiso también ganar dinero sin calentarse demasiado la cabeza y usó una receta muy parecida a la del charcutero número 1. Todo el mundo estaba encantado con las butifarras del primer charcutero, así que compraron también las del segundo y le hicieron ganar también bastante dinero.

Viendo el éxito de estos, llegó el charcutero número 3, y después el 4 y el 5 y el 6…

Se vendían tan bien estas butifarras, que las tiendas dejaron de pedir otra cosa que no fuera estas adictivas y sencillas piezas “sin pretensiones” pero que, oye, a todo el mundo le encantan.

Así llegó el momento en el que, una mujer a la que no le gustaban en absoluto las butifarras, recorrió todos los mercados y se encontró con que ya no existía otra cosa que comer. Butifarras. Algunas eran rojas, otras azules, otras rosas, pero, en esencia: BUTIFARRAS.

La mujer aún encontró algunas tiendas en las que había chorizos sabrosos y salchichones suculentos, pero estaban tan escondidos tras el mostrador que la gente no los veía y, por tanto, no los compraban.

Y llegó el día en el que la mujer, harta de encontrar solo simplonas butifarras, decidió gritar fuerte para que la gente se diera cuenta de que sus vidas se estaban volviendo muy aburridas. La gente la aplaudió, le dieron la razón, protestaron, insultaron a las tiendas que solo traían butifarras y hasta se burlaron del charcutero uno y dos, que fueron los que comenzaron esa situación.

Resultó que, llegado ese momento, todo el mundo decía que jamás había comprado esas butifarras, que no le gustaban, que eran odiosas, pero, las ventas estaban ahí, para que todo el mundo las viera…

Con esperanzas renovadas, la mujer que odiaba las butifarras fue una nueva mañana al mercado y se encontró que había chorizos en todos los puestos. Chorizos y más chorizos, de muchos colores y formas, pero: CHORIZOS. ¡Ah! Y también alguna que otra butifarra…

Y… Vuelta a empezar el cuento.

 

IV ENCUENTRO DE NOVELA ROMÁNTICA ARMILLA (ERA)


¡¡¡Buenos días!!!

Primera entrada del año 2018, lo sé, no tengo perdón 😛 Bueno, podría decir que tengo una buena excusa, aunque creo que siempre digo lo mismo. ¡Pero es que tengo una buena excusa!! Sí, estoy terminando #Scherzo3 (el título es secreto aún), y mi meta es poder presentarla en el IV Encuentro de novela romántica de Armilla que se celebra el 2 y 3 de marzo. Como podéis ver, es una meta casi imposible de conseguir, pero yo no me doy por vencida 😛

¿Que no sabéis lo que es el IV ERA? Es un encuentro estupendo que lleva cuatro años celebrándose en el pueblo donde vivo, en Armilla, Granada, con el apoyo del Ayuntamiento (tenemos una concejala de cultura que da gana de comérsela de primorosa que es, Mar Callejas, la caña de España), y gracias al trabajo y esfuerzo de un equipo de voluntarias desinteresadas capitaneadas por la escritora Dama Beltrán; el Cielo ganado tienen estas guerreras con todo lo que mueven 😛

Sole (librera), moi y Mar, que nos saca una cabeza 😛

Os dejo por aquí el enlace del grupo de Facebook del ERA, por si queréis echar un vistazo. Este año se ha habilitado una sala más grande porque se desbordaron las inscripciones y, si no me equivoco, aún hay plazas, por si os interesa 😉 GRUPO DE FACEBOOK DEL IV ERA

 

Con Elena Castillo y Mabel Díaz

¿Qué hacemos trescientas personas, entre escritores, lectores, editores y blogueros, en un encuentro de este tipo? ¿De verdad hay que decirlo? jajaja Bueno, la idea principal es tener un espacio de encuentro para poder conocer en persona a esos amigos con los que nos solemos relacionar por redes sociales. Imaginaos: lectores que tienen la oportunidad de conocer en persona a sus escritores favoritos, hacerse una foto y conseguir que les firmen sus libros. Escritores que al fin se abrazan, compañeros, blogueros, en fin, que un encuentro así es maravilloso solo por eso, pero hay más.

 

 

Con la autora local Adriana Criado y los blogueros cañeros Fransys y Enara Gonzalez

Lectoras rebonicas de Armilla y Maracena

Con Marisa Sicilia

Con Bea Pe (Lith Pattersen), lectora, amiga y compañera escritora.

Tenemos mesas de debates, de novedades, de temáticas…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los autores tenemos una gran oportunidad de presentar nuestros libros y hablar de nuestros proyectos futuros. Comemos juntos, nos reímos, siempre hay sorpresas… Y, por supuesto, hay librerías donde

adquirir los libros que te han llamado la atención, es una gran oportunidad de conseguir esa firma que tanto deseas 🙂

 

 

La verdad es que lo pasamos muy bien en estos encuentros y el de Armilla tiene algo especial todos los años, o me lo parecerá a mí, no sé 😛

Lo gracioso de esta entrada es que la he comenzado con la idea de escribir una cosa sobre besos y demás, pero oye, al final me he puesto a hablar del encuentro y he pensado que tal vez no todos los que me leeis lo conozcáis, así que, dejaremos el post de hoy aquí.

Eso sí, amenazo con volver con esos besos en breve 😀 Espero haber despertado vuestro interés en el ERA, quién sabe, tal vez nos veamos en el próximo 😉

ERRATAS: ESE LUJO QUE SOLO SE LES CONCEDE A LAS EDITORIALES Y SE PROHIBE A LOS AUTOEDITADOS.


¡¡Hola, curiosos y creativos!!

Esta entrada me ha venido a la cabeza a raíz de varias conversaciones con algunos compañeros escritores que se han decantado por la autopublicación. Y es duro, señores, y frustrante en general.

Encontrar faltas de ortografía hace que los ojos escuezan en cualquier libro: autoeditado o con editorial. Pero no voy a entrar en el tema de la ortografía porque para mí es una responsabilidad del autor conocer las normas ortográficas de la lengua en la que pretende comunicarse, o, por lo menos, las más esenciales.

De lo que yo hablo aquí es de erratas. Erratas como olvidar una tilde o colocarla mal en un momento dado ( si el error se repite en todo el texto es ortografía, si solo aparece una vez, es una errata), olvidar una coma, escribir una palabra mal, olvidar una letra, artículo, preposición… En fin, que todos sabemos lo que es una errata, y, de hecho, también considero errata una falta de ortografía aislada si esta solo aparece una vez en un texto.

Es bastante común encontrar libros editados por editorial con decenas de erratas (e incluso faltas de ortografía) y leer comentarios como: “Y qué más da si la historia es lo que importa”. Muy bonito y profundo.

Y yo me pregunto… ¿por qué sí importa cuando eres autopublicado entonces? ¿Por qué si sacas un libro por tu cuenta, encargándote tú de hacer todo el trabajo con el esfuerzo que eso supone, los lectores te miran con lupa hasta el color de la tinta? ¿Por qué?

Tengo la suerte de contar con las dos experiencias para hablar con crédito acerca de este tema. Las dos han sido maravillosas porque he sido afortunada con mi editorial (y por supuesto que volveré a publicar con editorial cuando llegue el momento). Pero lo que vengo a explicar es que tengo tres libros con editorial y uno autopublicado. Todos tienen erratas, TODOS. ¿La diferencia?: la editorial tiene equipo de corrección, yo no, yo tengo los ojos achicharrados. ¿Otra diferencia? Nadie me escribió para hablarme de las erratas de los libros editados, pero sí que lo hicieron para comentarme las del autopublicado (creo que son 5 en un libro de 400 páginas).

Que quede clara una cosa, por favor: ¡no me estoy quejando de esos mensajes!  Los agradezco muchísimo porque me dan la oportunidad de arreglar los fallos. Lo que pretendo hacer notar es que somos mucho más exigentes con los autopublicados y que se les levanta más la mano a las editoriales. ¿Por qué? ¿No deberíamos ser exigentes con todos los productos que adquirimos? O, si nos ponemos a poner puestos, es de lógica pensar que se les exija más a la editorial, ya que el autor solo percibe un 10% de beneficios (con suerte) justo porque la editorial ha de invertir en todo un proceso de edición (correctores incluídos).

Entonces, ¿qué va mal aquí? ¿Es porque se da por sentado que un autor que publica con editorial es mejor que el autopublicado y por eso hay que perdonarle los fallitos? Fallitos que en ocasiones duelen los ojos hasta hacerlos reventar. (Por cierto, tengo pendiente escribir una entrada sobre los motivos reales que llevan a un autor a autopublicar y que la mayoría de lectores desconocen 😉 ).

Y vale, sí, la ortografía o las erratillas no afectan a la calidad de la historia en muchas ocasiones (ejemplo, acabo de terminar Seis de cuervos, ediciones Hidra. Es uno de mis libros favoritos y esta es la tercera vez que lo leo, ¡pero está lleno de erratas!, algunas tan graves que cambian el sentido de las frases. ¿Ha dejado de gustarme la historia por eso? Por supuesto que no, pero sí me ha molestado verlas, porque el libro costó 18 pavos).

Así que, lectores, ¿podéis darme una respuesta a este enigma que muchos autores, que hemos autopublicado, nos planteamos? Es cierto que con esto de las redes sociales todos nos conocemos y es fácil contactar con un autor, y, por supuesto, al menos en lo que a mí respecta, sé que cuando me han escrito para comunicarme algún error lo han hecho con la mejor de las intenciones y lo he agradecido muchísimo. ¡Por favor, repito, esa no es la cuestión y no quiero que dejéis de hacerlo! Lo necesito para seguir creciedo.

Lo que vengo a plantear, y solo porque siento especial curiosidad por ello, es: ¿escribís también a las editoriales para decirles que los libros tienen erratas?

Si os soy sincera, en verdad a ningún autor le molesta que se le diga que ha tenido un error (o eso espero, a mí al menos, no me molesta, repito, lo necesito para mejorar), lo que realmente nos frustra (y hunde, señores, también hunde) son los comentarios en plataformas públicas, esos que desgranan las erratas como si hubieran analizado el libro bajo miscroscopio y que, sin embargo, perdonan todos los errores de autores consagrados y publicados con editoriales, cuando deberían ser al revés.

Me reitero y me pongo ya pesadita, pero no quiero que haya malentendidos: ¡¡¡LOS MENSAJES COMUNICÁNDONOS LOS ERRORES EN NUESTROS LIBROS SON UNA BENDICIÓN!!!! Ningún autor se molesta por ellos, los agradecemos. Por favor, que esto quede claro. La frustración viene de esa discriminación injustificada entre autopublicados y publicados con editorial. 

Para finalizar, os propongo un reto: ¿podéis dejarme en los comentarios algún libro que hayáis encontrado que no tenga ni la más mínima errata?

Y una última reflexión: todos los humanos cometemos errores, por eso los lápices tiene goma de gorrar 😉

 

 

Si has llegado hasta el final, tal vez sea porque te gusta lo que tengo que contar 😉 ¿Te apetece echar un vistazo a mis libros? Pues pincha la foto y accede a mi página de autora de amazon o en este enlace de mi blog: LIBROS PUBLICADOS

SORTEO ANIVERSARIO. ¿QUIERES GANAR UNA COPIA FIRMADA DE PRELUDIO?


¡¡¡Hola, curiosos y creativos!!!

Pues el título del post lo dice todo, ¿no? Si queréis participar en el sorteo de una copia de Preludio, la segunda parte de Scherzo (libro que puede leerse de manera independiente), echad un vistazo a las bases que aparecen en la imagen. ¡Es muy fácil participar! (SOLO PARA FACEBOOK). Si pinchas en la imagen, te dirigirá a mi página de Facebook para que puedas participar.

¡¡Muchas suerte!!