Archivo de etiquetas| Praga

Navidad Checa I


¡Hola de nuevo, gente curiosa!

Navidad,  Navidad… ¡Cómo me gusta la Navidad! ¿Y sabéis qué es otra cosa que me encanta de esta fiesta? Saber cómo la celebran en otras partes, ¿a vosotros no os da curiosidad? ¿Qué os parece si en estas fiestas hacemos un viaje virtual?

Y… ¿Dónde podemos ir?

Bueno, ya que he conseguido despertar vuestra curiosidad por la República Checa con “Scherzo” y “Preludio”, ¿qué os parece si os llevo allí a pasar la fiestas? ¿Queréis saber cómo celebraban la Navidad Václav, Aileen, Asher, Hana, Danica y Jules? ¡Pues seguidme! 😉

En la República Checa hay una gran tradición de mercadillos y bazares y, como podéis imaginar, los que se instalan en Navidad son los más bonitos de todos.

En Praga encontraremos los más importantes en la Plaza Wenceslao y en la plaza de la Ciudad Vieja que permanecerán abiertos desde el uno de diciembre hasta el uno de enero.

Hay cositas para todos los gustos, aunque a mí personalmente me fascinan las cosas que se hacen con madera, no solo las típicas e impresionantes marionetas checas, sino también los juguetes, collares y los  adornos navideños tallados. Son también muy famosas las figuritas hechas con hojas de maíz o paja.

El placer de las compras se incrementa con los puestos de dulces típicos, castañas, mazorcas y bebidas calientes como el ponche o el aguamiel. ¡Y qué decir de esos puestos de salchichas gigantes y baratísimas!!! Ay, Señor, el olorcico te acompaña durante todo el paseo, en cualquier época del año, torturando tus tripas cruelmente hasta que caes en la tentación. Con una Pilsner Urquel, mucho mejor 😉

La iluminación, los árboles de Navidad, los pesebres… Y cómo no, ¡conciertos! Ya sabéis que Praga es ciudad de música, por algo nuestro Václav se instaló en ella buscando fortuna 😉

Si ya de por sí es bastante común ir paseando por Praga y que se te acerque alguien con publicidad de un concierto en alguna iglesia, podéis imaginar en Navidad. Certámenes de música clásica, villancicos tradicionales… ¡Una maravilla para los melómanos como yo!

Además de los árboles, los nacimientos o los calendarios de adviento, los checos tienen las coronas de adviento, entretejidas con ramas verdes y decoradas con piñas y cintas, pueden llegar a ser auténticas obras de arte.

En la corona se colocan cuatro velas que representarán cada domingo del adviento; en cada uno de ellos se irá encendiendo una de las velas hasta que el último domingo arden las cuatro velas, una preciosidad. Lo que simbolizan estas llamas en aumento es la proximidad del nacimiento de Jesús, aunque hoy en día es una tradición más, seas o no cristiano.

Y por hoy lo dejo aquí, que no quiero cansaros, mañana os contaré más cositas, como la tradición de las Barbokas, o la leyenda de San Nicolás y el diablo, que me encanta. Si os ha gustado esta entrada, ¡estad atentos! ¡¡Adiós!!!

15416993_1624349284245212_1071688628_n

 

 

Nota: Las fotos y gifs usados en esta entrada no son de mi propiedad, sino que las he cogido de internet. Si alguien siente que he violado sus derechos de algún modo, por favor que me lo diga y las retiraré inmediatamente.