Archivo de etiquetas| Estefanía Jiménez

YA A LA VENTA EN PAPEL “EL LAMENTO DEL CHACAL”


COMPRAR “EL LAMENTO DEL CHACAL”

¡¡Hola!!!!

¡¡Al fin!! Después de años esperando, al fin la he dejado volar libre 🙂 He pensado en escribir esta entrada para hablaros un poquito del libro, una especie de presentación.

La idea para “Habitando la eternidad” me vino en un viaje que hice con mi madre y mi hija a Asturias y Cantabria. No tiene nada que ver, pero todo aquello es tan bonito que es imposible no imaginar historias, así que me tiré todo el viaje hilando la que al final se convirtió en mi cabeza en una trilogía.

Así, cuando llegué a casa empecé a documentarme para escribir lo que al final acabó siendo “El lamento del chacal”, el número uno de la saga. Poco os voy a contar del proceso de escritura, hace demasiado tiempo de eso, pero sí tengo que repetir una vez más que ese primer borrador (que era un horror 😛 ) ha sufrido mil cambios y ha tenido muchísimas versiones hasta llegar a esta última.

¿Y qué sentido tiene reescribir tantas veces un libro para jamás dejarlo volar? Ninguno, desde luego. Ya había llegado su momento. Aunque me consta que es una historia… ¿compleja? Compleja en el sentido comercial. Lo que quiero decir es que es una historia de amor, que no tengo claro si podría clasificarse de romántica; es una historia de fantasía, pero tampoco tengo claro si podría englobarse en ese género; y tampoco creo que llamarla paranormal sea justo 😛 Es histórica, pero mezcla la mitología y la fantasía… Así que… uf, no, creo que sea muy comercial, ¿no?

Pero es una gran historia 🙂 Y no solo lo digo yo, sino todos los que la han leído en todas sus versiones (diez años dan para mucho, eh? ).

En cualquier caso, sea como sea, venda o no venda, guste o no guste, como digo, llegó su momento. Le lavé la cara al texto (me gusta pensar que en todo este tiempo algo he aprendido y he mejorado, así que había que aplicarlo), y mi marido, gran profesional donde los haya, se encargó de la maquetación, la portada, el plano interior y todo el diseño.

Puedo aseguraros que ha quedado precioso. Una imagen soberbia para una historia que creo que puede gustarle a un amplio público por todos los géneros que abarca 🙂

Para dar las gracias a todos aquellos que tanto me habéis apoyado en este proyecto, así como para mostraros un bocado a todos los que no lo conocéis o no me conocéis a mí como autora, aquí os dejo el prólogo y los dos primeros capítulos, para ir abriendo boca 😉

Si os pica el hambre podéis adquirirlo AQUÍ. De momento solo está a la venta en papel, pero pronto también estará disponible en eBook.

Tengo que aclarar que la muestra está en PDF, en ella no podréis ver el diseño tan bonito que tienen el libro, pero oye, es que si no guardo nada para sorprenderos, ¿qué gracia tiene? 😉

Para leerlo solo tenéis que pinchar en la imagen. Para descargarlo, pinchad con el botón derecho y darle a “guardar destino como”. Fácil, ¿no?

¡¡Espero que Khamuni, Iris y todo su círculo os atrapen!!!

“EL LAMENTO DEL CHACAL” MUESTRA GRATUÍTA

 

LA HISTORIA CONTINUA, ¿CÓMO EVITAR ESCRIBIR MÁS DE LO NECESARIO?


¡¡Hola!!!

Como dije en su día, nunca había llevado un seguimiento al escribir una nueva novela; pero me pareció curioso hacerlo. ¿Quién sabe? Quizás podría servirle a alguien como consejo u orientación; o tal vez solo sea algo para mí, para poder leerlo en el futuro y ver si he cambiado en algo 😛

En la última entrada os comentaba que el comienzo de una historia se inicia con un folio en blanco. Me gustaría reiterar (aunque creo que ya me puse pesada la otra vez con el tema) que el folio en blanco solo me lo pongo delante después de haber hilado todo lo posible la historia en mi cabeza y en un cuaderno, ¿eh? No me gusta comenzar una novela sin tener lo más claro posible el argumento y el desarrollo.

Por otro lado, no soy persona de hacer esquemas de capítulos y esas cosas, pero sí procuro tener más o menos claro cuántos capítulos tendrá aproximadamente el nuevo libro y qué quiero contar en cada uno. Esto, por supuesto, se irá modificando conforme avance en la escritura, pero sirve para no perderme en la noche, porque a veces me meto tanto en una escena o diálogo que acabo rellenando más páginas de la cuenta y no llegando a donde debería llegar.

Otra de las cosas que hago (aunque confieso que antes no lo hacía) es establecerme un tope de páginas y palabras totales. Antes simplemente escribía lo que me iba viniendo y no me preocupaba demasiado por el grosor que pudiera tener el libro. Desde que publico he comprendido lo importante que es cuidar esto, así que ahora me pongo topes y si veo que comienzo a sobrepasarlos, sé que es hora de echar para atrás y ver qué información prescindible se me ha colado. Proceso que, a mí al menos, me resulta desesperante, desquiciante y muchos más “antes”.

Pero me estoy precipitando, esto suele ocurrir ya al final del proceso, o al menos a mí. Lo que quiero decir es que es conveniente llevar una idea de lo que se quiere escribir en cada capítulo para no extendernos con información innecesaria. Esas cosas que, como adoramos nuestro libro y a nuestros personajes, nos encantaría hacerles vivir, pero que, realmente, no aportan nada a la historia.

Otra norma que me pongo a la hora de escribir un capítulo, y que viene un poco relacionada con lo que he dicho antes: siempre, absolutamente en cada capítulo, debe pasar algo que sea importante para la trama o el desenlace. Es decir, nada de escribir capítulos por rellenar o porque es bonito y me gustaría escribirlo. NO.

No, porque al final, con toda probabilidad, acabará en la papelera en el proceso de recorte y habremos perdido el tiempo. Y, ¿sabéis qué es peor? Que normalmente cuando escribes un libro te cuesta darte cuenta de que lo que escribes es una chorrada o no sirve en la historia. Es tu trabajo y es difícil aceptar que ese trabajo es absurdo y que no ha servido de nada (eso nos pasa a todos, no disimuléis :P) con lo cual, a la hora de recortar lo vamos a tener difícil y muchas veces no vamos a saber qué deberíamos o no quitar.

¿Cómo evitamos esto? Limitándonos a contar lo que debemos contar para que la historia tenga sentido. Que quede claro que con esto no estoy descartando descripciones o diálogos, las descripciones son fundamentales para introducir al lector en la historia, pero no hay que abusar de ellas y hay que dosificarlas; y los diálogos son muy importantes para agilizar la lectura y para trazar la personalidad del personaje. No es lo mismo decir que Fulanito era antipático que leer cómo Fulanito es antipático con otros personajes. Eso te ayudará a conocerlos mejor a empatizar con ellos y a amarlos u odiarlos. Peeero, tampoco hay que abusar de diálogos. Los diálogos ocupan mucho espacio en un libro, y es más corto decir que Fulanito era antipático que demostrarlo en una conversación. ¿Dónde está el truco para saber cuándo hacerlo de una manera y cuándo de otra? A veces es fácil y a veces no tanto, pero un buen truco sería preguntarse: ¿El remarcar que Fulanito es antipático es importante para la historia? o, ¿quiero que la gente conozca en profundidad a Fulanito? Porque si Fulanito es solo el conserje del instituto al que vas a pedir un papel y ya no va a salir más en el libro, con decir que era antipático creo que es más que suficiente 😛

Vale, creo que este último párrafo es un claro ejemplo de cómo a un escritor se le puede ir la olla escribiendo sobre algo que le gusta.

Ok, pues creo que esta entrada debe terminar aquí, porque mi propósito es no hacerlas muy largas 😉

¿Qué tenemos ya?

  1. Hilar las historias en tu cabeza o en un cuaderno antes de comenzar a escribir.
  2. Borrar las historias anteriores de tu cabeza y abrir un archivo, un folio en blanco.
  3. Dar mil vueltas hasta que decides cómo empezar ese folio, después seguir el desarrollo.
  4. Saber aproximadamente cuántas páginas o palabras quieres que tenga tu libro. (A mí me gusta empezar a escribir un poco antes de determinar estas cosas porque me ayuda a hacerme una idea de en qué profundidad me voy a sumergir en la historia, pero lo normal es tener esto claro antes de comenzar con el folio en blanco).
  5. Determinar qué quieres contar en cada capítulo.
  6. No contar cosas irrelevantes que luego tengas que quitar.
  7. No extenderte con las descripciones y los diálogos si no son determinantes para la historia.
  8. Que en cada capítulo ocurra algo fundamental para la trama o el desenlace final.

No está mal, ¿no? Vamos avanzando bien 😉

Y ahora, para finalizar, para aquellos pacientes que habéis leído hasta aquí y habéis demostrado que os interesan los desvaríos que pasan por mi cabeza, os contaré cómo va esta nueva novela.

Pues ya tengo terminados el prólogo y tres capítulos, aunque hoy espero terminar el cuarto. He trazado a los personajes, bastante bien, creo, al menos yo ya me he encariñado con ellos y eso es muuuuy bueno. Llevo unas 15000 palabras escritas, lo cual es un promedio cojonudo, ya que, como dije el otro día, tuve que dejar la historia durante un largo tiempo y la retomé hace una semana, así que digamos que llevo una media de 3000 palabras por día. Supongo que el ritmo no se mantendrá, las cosas se irán complicando a medida que avance, pero estoy satisfecha.

¿Qué más he hecho aparte de trazar a los personajes? He introducido la trama, el misterio que hay que resolver y he puesto en marcha la aventura. En unas cincuenta páginas, creo que está bien y que no he caído en el vicio de escribir por escribir del que os he hablado hoy, pero eso solo lo sabré con seguridad al final del proceso, cuando vuelva a leer la historia y me dé cuenta de lo que está de más y de menos.

Y por ahora ya está 🙂 Pronto os contaré más. ¿Sabéis lo que sería guay? Que vosotros también me contarais cómo escribís y cómo lleváis vuestras historias, así podríamos comparar sistemas 🙂

Os dejo ya, toca meditar cómo dar el toque final al capítulo cuatro.

(Vaaaale, lo confieso, esto último solo era una excusa para poner esta foto, porque ay omá qué rico ❤ ).

¡¡Hasta la próxima!!!

UNA NUEVA HISTORIA UN NUEVO COMIENZO

 

“EL LAMENTO DEL CHACAL”, UNA HISTORIA QUE VOLARÁ DEL CAJÓN A AMAZON


¡¡Hola de nuevo!!

Hace un tiempo os contaba que había comenzado a escribir una nueva novela y os dije que iría hablando de su evolución. Pues bien, tuve que dejarla aparcada un tiempo, aunque la he vuelto a retomar desde esta semana pasada, así que pronto os seguiré contando.

El motivo por el que la dejé un tiempo en pausa fue para reescribir una vieja novela que llevaba esperando en mi cajón mucho tiempo ya. Se trata de “El lamento del chacal”, la primera parte de la que será una trilogía llamada “Habitando la eternidad”.

Esta novela ha sufrido doscientos mil cambios desde su primer borrador; ha estado esperando escondida su oportunidad y de repente he considerado que su oportunidad es YA. La vida es muy corta para seguir esperando oportunidades.

Así que sí, amigos, como ya dije en mi Facebook hace tiempo, me lanzo a la autoedición, porque hay títulos que quiero sacar por mí misma y disfrutar de todo el proceso.

Tal vez estas historias no sean muy comerciales, sobre todo dentro del género romántico que es donde yo más me muevo, pero escribir fantasía y paranormal es un placer al que no estoy dispuesta a renunciar jamás, venda o no 🙂 Escribir siempre debe ser algo divertido y que disfrutes; las historias que tengas en la cabeza dando voces son las que se deben de plasmar, y si da la casualidad que esa historia solo te gusta a ti, pues aun así habrá merecido la pena, porque mientras la has estado escribiendo, habrás hecho algo que te gusta y disfrutas.

Así pues, en breve (muy breve) estará a vuestra disposición la que fue mi primera novela escrita. Se trata de una historia de amor entre una diosa y un soldado, en una época difícil en la que Egipto estaba siendo amenazado por un invasor muy poderoso: el pueblo hicso.

Fantasía y mitología entretejidas con realidad e historia. En el lamento del chacal se mezclan romance, sexo, guerra, batallas, misterios, traiciones, aventuras, mitos, leyendas, historia… Como veis una novela compleja que espero que os guste tanto como a mí 🙂

La preciosa portada corrió a cargo de mi marido, el mejor ayudante que una escritora podría tener. La dibujó él mismo, para el que se lo pregunte 😉 Eso sumado al trabajo de corrección, maquetación y la paciencia divina que tiene conmigo 😛

 

No tengo mucho más que contaros por ahora, solo que pronto os anunciaré cuándo estará a la venta y el link, por supuesto 😀

Esta es la sinopsis, espero picar vuestra curiosidad 😉

Ellos eran atlantes, los seres más evolucionados sobre la tierra, pero sus ansias de poder provocaron la destrucción de su gran imperio. No obstante, el hundimiento de la Atlántida no logró erradicar el orgullo y la soberbia.

Seth tiene sus miras puestas en Egipto, la tierra que los cobijó y los convirtió en dioses; pero no es la ambición lo que mueve al dios del desierto y el caos, sino el resentimiento y los deseos de venganza.

Iris, conocida por los hombres como Sejmet, diosa de la guerra, luchará para evitar que se repitan los errores del pasado. Sin embargo, su inmortal percepción de mundo cambiará al conocer a Khamuni, un astuto prófugo ansioso por demostrar su valía.

En un tiempo difícil para el amor o la amistad, el destino unirá a Iris y a Khamuni más allá de la guerra, la muerte e incluso la propia eternidad. 

 

UNA NUEVA HISTORIA EN MENTE. EL COMIENZO.


¡¡¡Buenos días!!!

Hoy es viernes, viernes de Dolores. ¡Bieeennn!!! Comienzan las vacaciones y tendré a la familia en casa, eso me gusta 🙂 Me gusta y me vuelve vaga, para qué mentir 😛

Bueno, tenía planeada una entrada nueva para el blog mucho más interesante, pero resulta que estoy aquí pensando y me ha dado ganas de escribir esta.

Es algo que nunca he hecho, llevar un registro (más o menos) de la nueva novela en la que estoy trabajando. ¿Me cansaré y lo abandonaré? Sip, con toda probabilidad, pero hoy me apetece hacerla 🙂

Comenzar una novela es siempre algo especial, mágico, diría yo, ¡y horrible a la vez! ¿Cómo se comienza una nueva novela? Supongo que cada uno tendrá su método, allá va el mío 😛

¿Cómo empiezo? Y hablo de escribir, ¿eh? Porque antes de comenzar una nueva historia la he pensado mucho, la he dejado medio tejida en mi cabeza y en una libreta y he buscado la información más básica y fundamental para asegurarme de que las cosas van a cuadrar y a tener lógica temporal, etc.

Vale, ha quedado claro que hablo de comenzar a escribir. Uf. Es lo más difícil del proceso para mí, sobre todo cuando acabas de terminar otra y tu mente todavía camina con esos personajes. Pero hay que pasar página y crear un mundo nuevo. ¿Qué hacer?

Borrar tu mente, dejarla limpia, solo con los apuntes que necesitas para la nueva historia.

¡¡¡Y ese es el gran secreto, señores!!!! Se crea una carpeta nueva, se abre un archivo de Word y ¡¡¡tachán!!, te plantificas un folio en blanco delante de los morros y listo, misterio resuelto.

Vaaaale, ahora viene lo difícil. Tenemos un folio en blanco. Un folio en blanco que hay que rellenar. Que hay que rellenar y multiplicar. Que hay que multiplicar con muuuuchas anécdotas e historias. Anécdotas e historias que tienen que estar bien narradas para que al lector le guste lo que vas a escribir.

¡Aaaaaahhhhhh!

Y aquí es donde os hago una confesión: puedo pasarme como una hora entera, sin exagerar, delante de ese precioso folio en blanco, con el cerebro funcionando a mil por hora, hilando ideas, coordinando palabras, proyectando imágenes… Tanto trabajo le doy al pobre que en alguna ocasión ha salido mi hija de su dormitorio preguntando qué estoy cocinando que huele tan bien a tostado. Y sí, a veces mi cerebro quiere escaparse, pero no lo dejo.

La espera y el agobio valen la pena si al final del día has conseguido escribir algo que valga la pena, aunque ese algo sea medio folio. Sí, es poco, pero así es esto, si consigo arrancar, al día siguiente me quitaré una ruedecita, al próximo ya iré sin ruedecitas, y al siguiente, pedalearé sola y con ritmo.

Con respecto a mi nueva novela, os cuento que el folio en blanco lo abrí el miércoles y ese día escribí media página, tal cual, pasé más tiempo decidiendo los nombres de los personajes, lo confieso.

Peeero, ayer jueves, y teniendo en cuenta que estuve ocupada con otras cosillas, logré escribir 5 folios de golpe y estructurar el resto del capítulo y el siguiente. Eeeeehhh, eso está muy pero que muy bien, os lo aseguro, espero que siga así.

¿Qué os puedo contar de la nueva novela? No mucho, no voy a revelar gran cosa en estas entradas llenas de desvaríos, lo siento, aunque algo sí caerá 😛

¿Qué hay en esos cinco folios? Bueno, he presentado al personaje masculino y he dado las trazas de su historia y el porqué van a pasar las cosas que van a pasar.

Aquellos que han llegado a leer esta entrada entera, han demostrado estar interesados de verdad de la buena en lo que tengo que decir, y por tanto supongo que también les puede interesar la novela. Así que, en agradecimiento, os revelaré que esta nueva historia estará ambientada en la España del Renacimiento, aunque no se precisará ni el lugar exacto, ni la época concreta. ¿Por qué? Ya lo descubriréis. Es romántica, por supuestísimo, y es de misterio.

¡¡¡Basta!!!! Ya no digo más, que sino luego no tiene gracia!!!!

Bueno, amigos, ya os dejo. Lo que comenzó siendo una entrada espontánea se está convirtiendo en un testamento. Espero no haberos aburrido y si estáis interesados en los progresos de esta nueva novela, que vamos a llamar… no sé… “El desarrollo del folio”, seguid por aquí, si dejáis vuestro comentario mucho mejor, ya sabéis que un blog sin comentarios es como un hogar sin perro 😉

¡¡¡Hasta la próxima!!!

Un regalo para Navidad: “Deseos”


Para leerlo solo necesitáis pinchar en la imagen, para descargarlo pinchad en la imagen con el botón derecho y dadle a  guardar, así de fácil 🙂

port-deseos deseos

¡¡Hola, hola!!

Como resulta que me encanta el día de la lotería por la cantidad de emociones que suelen derramarse, he pensado en elegir este día para haceros un regalillo.

Se trata de una novela breve que escribí hace unos años: “Deseos”. Le he lavado la cara y se la he pasado a mi estilista personal, mi marido, para que la maquete y haga esta preciosa portada que… ¡Ay, omá qué bonita es!!!! ❤ ❤ ❤ ❤ ❤ ❤

Como anécdota deciros que esta historia fue un reto de una amiga, Sofía Aguerre, en nuestro antiguo foro literario: ¿Serías capaz de sacar a un personaje de tu libro?

Como por aquel entonces acababa de terminar de escribir “Scherzo”, ¿adivináis a quién elegí? Jejejeje ¿Cómo se desenvolverá un violinista egocéntrico y mega sexy del siglo XVIII en la Navidad de nuestra época?

¡¡Espero que os guste!!! ¡¡¡Feliz Navidad a todos!!!!

Navidad checa II: Costumbres y tradiciones.


¡¡Hola de nuevo!!

Tengo que comenzar esta entrada diciendo que, después del atentado del lunes contra el mercadillo de Navidad en Berlín, y la triste coincidencia con mi anterior entrada, me quedé un poco tocada y se me fueron las ganas de seguir contándoos cosas sobre la Navidad en la República Checa.

Por fortuna he recapacitado sobre esto. Dejar de hacer cosas que nos gustan sería como darles un triunfo más a los que creen en el terror como medio de conseguir las cosas. Puede que yo sea un pequeño granito de arena, pero muchos millones de granitos hacen todo un desierto (o una playa 😉 ).

Dicho esto, hoy os traigo algunas costumbres checas que se llevan a cabo en esta época, son de esas curiosidades con tradición que a mí personalmente me encantan.

Lo que más me gusta de la época navideña son sin duda los prolegómenos, es decir, todos los rituales y costumbres previas a la noche del veinticuatro de diciembre.

Una muy popular en la República Checa es la llamada Barborka. El día cuatro de diciembre, día de santa Bárbara, las muchachas solteras cortan una rama de un cerezo de al menos diez años. Si esta rama florece el día de Nochebuena significa que al próximo año encontrarán novio.

Aunque hay otra forma más rápida para saber si una chica va a casarse o no próximamente. El día de Nochebuena se coloca de espaldas a la puerta y lanza una zapatilla por encima de su cabeza. Si esta cae con el talón de cara a la puerta, significa que se quedará un año más en casa. Si por el contrario es la punta la que señala la salida, la joven pronto dejará la casa de sus padres 😛

Otra costumbre preciosa es la de hacer un barquito con la cáscara de una nuez y ponerlo a flotar. El tiempo que tarde en hundirse y la forma en la que flote, determinará tu suerte y salud durante el año. No puedo evitar imaginarme a Hana con un Vlad ilusionado partiendo nueces y poniendo las cáscaras a flotar en un cuenco 😀

Y, cómo no, ¡¡¡tenemos a San Nicolás!!!!

A partir del día cinco de diciembre, San Nicolás, con un hábito de obispo, recorrerás todo el país en la compañía de unos personajes curiosos: un ángel y un demonio.

Pasearán en procesión por las calles, arrastrando cadenas y haciendo ruido para avisar de su presencia e irán casa por casa para preguntar a los niños qué tal se han portado, aunque ellos tienen su propio registro, quieren escuchar lo que el niño tiene que decir 😉 Estos se preparan poesías y canciones para deleitar al santo y obtener su recompensa.

Si el pequeño ha sido bueno durante el año, San Nicolás le dará un regalito, generalmente chocolatinas o golosinas; si por el contrario fue malo, solo le dejará una patata o un pedazo de carbón. El demonio estará allí para asustar a los niños, mientras que el ángel tratará de interceder por él con San Nicolás.

A pesar de ser criaturas mágicas, hay ocasiones en las que no les da tiempo a presentarse en persona en las casas, pero no pasa nada, porque si el niño cuelga un calcetín en la ventana San Nicolás le dejará su regalito.

Por supuesto, como la curiosidad me puede con estas tradiciones, he buscado de dónde viene la costumbre 😛 Al parecer el mito se basa en san Nicolás de Bari, un obispo del siglo IV, del que se dice que tenía especial cariño por los niños a los que siempre les estaba ofreciendo pequeños regalos. También se dice que regaló a unas chicas muy pobres bolsas con monedas de oro para que pudieran ofrecer una dote para casarse. Cuenta la leyenda que como lo hizo en secreto, tuvo que entrar por la noche a través de la ventana de la casa de las muchachas para dejar su regalo, de ahí el origen de la tradición actual.

Os animo a que leáis la historia de este santo, al que también se le atribuyen varios milagros, porque es muy interesante. No os la cuento entera porque no quiero aburriros con una entrada muy larga.

Pero no me gustaría irme sin hacer mención a que San Nicolás también tiene claras connotaciones paganas y paralelismos, por ejemplo, con el dios Odín. No me voy a poner cansina con lo de las leyendas paganas, que ya sabéis que me pierdo :P, solo hacer hincapié en que hubo un tiempo en el que la Iglesia quiso acabar con esta tradición… Por algo sería 😛

¡Pronto es Nochebuena!!! ¿Habéis sido buenos? Nos vemos en la próxima entrada 😉

Navidad Checa I


¡Hola de nuevo, gente curiosa!

Navidad,  Navidad… ¡Cómo me gusta la Navidad! ¿Y sabéis qué es otra cosa que me encanta de esta fiesta? Saber cómo la celebran en otras partes, ¿a vosotros no os da curiosidad? ¿Qué os parece si en estas fiestas hacemos un viaje virtual?

Y… ¿Dónde podemos ir?

Bueno, ya que he conseguido despertar vuestra curiosidad por la República Checa con “Scherzo” y “Preludio”, ¿qué os parece si os llevo allí a pasar la fiestas? ¿Queréis saber cómo celebraban la Navidad Václav, Aileen, Asher, Hana, Danica y Jules? ¡Pues seguidme! 😉

En la República Checa hay una gran tradición de mercadillos y bazares y, como podéis imaginar, los que se instalan en Navidad son los más bonitos de todos.

En Praga encontraremos los más importantes en la Plaza Wenceslao y en la plaza de la Ciudad Vieja que permanecerán abiertos desde el uno de diciembre hasta el uno de enero.

Hay cositas para todos los gustos, aunque a mí personalmente me fascinan las cosas que se hacen con madera, no solo las típicas e impresionantes marionetas checas, sino también los juguetes, collares y los  adornos navideños tallados. Son también muy famosas las figuritas hechas con hojas de maíz o paja.

El placer de las compras se incrementa con los puestos de dulces típicos, castañas, mazorcas y bebidas calientes como el ponche o el aguamiel. ¡Y qué decir de esos puestos de salchichas gigantes y baratísimas!!! Ay, Señor, el olorcico te acompaña durante todo el paseo, en cualquier época del año, torturando tus tripas cruelmente hasta que caes en la tentación. Con una Pilsner Urquel, mucho mejor 😉

La iluminación, los árboles de Navidad, los pesebres… Y cómo no, ¡conciertos! Ya sabéis que Praga es ciudad de música, por algo nuestro Václav se instaló en ella buscando fortuna 😉

Si ya de por sí es bastante común ir paseando por Praga y que se te acerque alguien con publicidad de un concierto en alguna iglesia, podéis imaginar en Navidad. Certámenes de música clásica, villancicos tradicionales… ¡Una maravilla para los melómanos como yo!

Además de los árboles, los nacimientos o los calendarios de adviento, los checos tienen las coronas de adviento, entretejidas con ramas verdes y decoradas con piñas y cintas, pueden llegar a ser auténticas obras de arte.

En la corona se colocan cuatro velas que representarán cada domingo del adviento; en cada uno de ellos se irá encendiendo una de las velas hasta que el último domingo arden las cuatro velas, una preciosidad. Lo que simbolizan estas llamas en aumento es la proximidad del nacimiento de Jesús, aunque hoy en día es una tradición más, seas o no cristiano.

Y por hoy lo dejo aquí, que no quiero cansaros, mañana os contaré más cositas, como la tradición de las Barbokas, o la leyenda de San Nicolás y el diablo, que me encanta. Si os ha gustado esta entrada, ¡estad atentos! ¡¡Adiós!!!

15416993_1624349284245212_1071688628_n

 

 

Nota: Las fotos y gifs usados en esta entrada no son de mi propiedad, sino que las he cogido de internet. Si alguien siente que he violado sus derechos de algún modo, por favor que me lo diga y las retiraré inmediatamente.