Archivo de etiquetas| Estefanía Jiménez

SER ESCRITOR TAMBIÉN IMPLICA TOMAR DECISIONES


¡Hola de nuevo!

Voy a tomar esta entrada como una especie de desahogo personal, así que no esperéis encontrar contenido muy interesante 😛

Y es que esto de ser escritor, aparte de difícil y lento, como ya dije en LA CARRERA DE ESCRITOR ES COMO UNA ESCALADA AL EVEREST, implica tener que tomar decisiones que en ocasiones pueden suponerte todo un dilema y quitarte el sueño.

No, no me han ofrecido idear el crimen perfecto ni nada por el estilo 😛 Mi dilema actual es mucho más sencillo, pero de igual modo me tiene comiéndome el tarro dos días.

La cuestión es que hay momentos en los que estás tan segura de lo que vas a hacer con tu novela, ya sea mandarla a concursos, editoriales, autopublicarla… Y, de repente, ocurre algo que te hace replantearte todo esto. En mi caso, me ha pasado con la misma novela tantas veces que ya no podría ni decir el número. Cada vez que me decidía a publicarla en amazon me surgía una propuesta editorial por ella, pero, después de esperar, jamás cuajaba, bien porque las condiciones que ofrecía el contrato no me interesaban o bien porque la editorial al final se arrepentía. Tenían sus motivos y ahí no voy a entrar, yo siempre he sido defensora de las editoriales legales, siempre os digo que no son Las Hermanitas de los Pobres, son negocios que arriesgan mucho dinero y deben estar seguros de que lo que publican va a venderse. Pero, me estoy yendo por las ramas 😛 ¡Tomar decisiones!

Supongo que si me planteo mis planes será porque no lo tenía tan claro después de todo, ¿no? O será que, en el fondo, me da miedo meter la pata y perder una oportunidad, porque si sigo adelante con mi plan de autopublicar y rechazo la última oferta que me han hecho, tal vez me esté cerrando una puerta que jamás se vuelva a abrir y quizás me arrepienta toda mi vida. (Por supuesto, no hablo de coger lo primero que me ofrezcan sea esto como sea, ¿eh? Esa es una cuestión delicada de la que os hablaré algún día, hay que tener mucho cuidadito con algunas ofertas editoriales).

En fin, ya veis que el carácter de mi entrada hoy es un poco caótico y algo deprimente, pero la verdad es que no me gustan los dilemas ni tener que tomar decisiones. Podéis reíros de mí, pero, en ocasiones como esta, me gustaría que alguien me dijera “¡haz esto!”, para así poder hacer justo lo contrario jajajaja Sí, soy rebelde, qué le vamos a hacer 😛

Y hasta aquí mi deshago de hoy. Si has llegado hasta el final, ¡muchas gracias por leer mis desvaríos!!

Anuncios

¿CÓMO ESCRIBO MI LIBRO? PARTE 1: LA HISTORIA


¡Hola, curiosos y creativos!

Cuando comencé a escribir mi última novela os dije que os iría hablando del proceso por si a alguien le servía para escribir la suya, pero al final acabé metiéndole el turbo y dejé el blog abandonado 😛

Para resarcirme un poco he pensado en dar marcha atrás y escribir unas cuantas entradas sobre el tema. ¡Ojo! Yo no soy experta ni tengo el secreto del éxito, tampoco pretendo dar consejos, solo os hablaré de cómo lo hago yo, funcione o no, y lo que voy aprendiendo por el camino. Si a alguien le ayuda en algún momento dado será genial 🙂 También podéis verlo como algo curioso, a mí al menos me encanta saber cómo lo hacen mis compañeros 😉

¿CÓMO ESCRIBIR MI LIBRO?

LA HISTORIA

La parte más importante del proceso es el comienzo: quiero escribir un libro nuevo, pero ¿qué?, ¿cómo comienzo mi novela?

A veces tenemos una historia en la cabeza y es fácil comenzar a hilarla, otras, en cambio, tenemos que currar un poco más 😉

¿Dónde encuentro la inspiración? Supongo que cada escritor encuentra la inspiración en algo distinto, aunque somos muchos los que echamos mano de los sueños. De los sueños podemos rescatar escenas, personajes o situaciones que te abren la mente y llaman a las musas 🙂

Como ejemplo de esto os hablaré de Václav Novotný, de “Scherzo“. Yo soñé a Václav, soñé con un músico virtuoso que era capaz de hacer lo que fuera por ser el mejor. Supongo que esos sueños eran la consecuencia de escuchar a Paganini durante horas 😛 Ese personaje permaneció en mi cabeza dando vueltas durante mucho tiempo. Imaginé escenas con una protagonista femenina y así nació Aileen.

 

 

¿Lo veis? Una novela puede iniciarse en cualquier momento y no siempre comienza con una historia. A veces inventas un personaje que te gusta tanto que acabas creando un mundo y una historia para él 😉

A veces es un viaje el que te da la idea (me pasó con “Scherzo” con Praga y “Hecho en el Cielo” con Trujillo) o simplemente una película, un libro, un cómic…  La inspiración tiene que encontrarte trabajando, como decía Picasso 😉

 

 

 

Mi consejo es que tengas una libreta donde anotar ideas. Yo la llamo “libreta de sueños”. Ahí voy apuntando todas las cosillas que me vienen y, por un motivo o por otro, me impactan y se quedan en mi corazón. También puedo escribir un poema para “embotellar” de alguna manera los sentimientos que me ha producido determinada situación, escena, imagen…

Es una manera de tener un archivo de ideas y sensaciones. Así, cuando tengas un personaje fuerte, como a mí me ocurrió con Václav, puedes tratar de encajarlo con alguna de ellas.

En este caso, tenía millones de notas y recuerdos de Praga, así como mi obsesión por Paganini. Ya tenía un montón de cosas sobre las que trabajar ❤

 

Praga… Lo que implica mitología hebrea, historia, música, y, cuando menos lo esperas, la historia se ha hilado en tu cabeza casi a la perfección. Digo casi, aunque aún queda un mundo 😛 , pero es un principio.

Mi consejo es que, cuando tengas algo más o menos coherente, escribas un resumen del argumento, las cosas siempre se ven más claras cuando escribes. ¿Sabías que a veces guardamos un montón de ideas en la cabeza que no sabemos ni que están ahí hasta que no empezamos a desgranar los pensamientos? Es como limpiar el trastero 😛 Comienza a quitar las capas delanteras y verás qué montón de cosas guardas ahí.

Para ello, yo me abro un archivo en el ordenador y comienzo a escribir lo que será el esqueleto de la novela. Siempre me sorprende que, aunque yo creo que tengo solo retazos, la historia suele estar más desarrollada en mi cabeza de lo que me creía al comenzar a escribir.

Vale, ya tenemos el esqueleto, pero ahora nos tenemos que asegurar de que los huesos encajan bien antes de comenzar a poner músculos 😉

 

Toca el proceso de la primera documentación (digamos superficial) para asegurarte de que, eso que tan bien suena en tu cabeza, puede en verdad ser viable. Aquí es cuando más vueltas le vas a dar a la olla, porque eso que tú quieres no siempre va a ser posible. Ante todo hay que ser coherente y, si yo quiero escribir una historia de la Revolución Francesa no vale que el héroe acuda en helicóptero al rescate 😛 Sí, es un ejemplo absurdo, pero creo que me entiendes. Hay veces que nos montamos unas películas impresionantes, pero no todas podrán tener lugar.

Os diré que, cuando comienzas a investigar época, lugar, mitología, historia, guerras, etc y descubres que eso que tú has imaginado puede ser, tiene coherencia y lógica en la realidad, la alegría que te llevas es indescriptible. De igual modo debo decir que es frustrante cuando las ideas no cuadran y tienes que cambiarlas 😦

Pero no debemos desanimarnos, porque este primer trabajo de documentación también nos va a servir para encontrar otras ideas que encajen mejor. Al final, lograremos que las cosas cuadren y tengan sentido.

Y entonces es cuando la documentación se vuelve interesante. A mí al menos me encanta 🙂 Ahora toca profundizar en todas esas cosas, que al principio solo nos han servido para hilar, y aprender todo lo que podamos para meternos de lleno en la historia. LA DOCUMENTACIÓN NO SOLO TE VA A AYUDAR A ENRIQUECER TU NOVELA, SINO QUE TE VA A SERVIR DE INSPIRACIÓN. 

Lo que hago yo es coger una libreta y anotar toda la información que voy a necesitar. TODA. (Escribiré un post para profundizar en esto para no alargarme mucho ahora). A la vez voy reestructurando el esqueleto hasta dejarlo bonito y bien construido, aunque sigue siendo un esqueleto que hay que rellenar y que, con toda probabilidad, va sufrir algún cambio a medida que trabaje en él 😉

¿Qué hago una vez que tengo el resumen del argumento bien cuadrado escrito en mi ordenador y todos los datos importantes en mi cuaderno? Paso a desarrollar los personajes que amenazan con matarme de insomnio si no los dejo sueltos de una vez 😀

¿Queréis saber cómo lo hago? Pues estad atentos a la próxima entrada 😉

Si tenéis alguna pregunta o queréis que os cuente algo concreto solo tenéis que dejarme un comentario, ¿vale?

¡Hasta la próxima!!

 

“HECHO EN EL CIELO” EN OFERTA. ¿HABLAMOS DE ÉL?


¡¡¡Buenos días!!!

Os dije que el próximo libro del que os hablaría sería de #Preludio pero dado que hoy amazon ha puesto “Hecho en el Cielo” en oferta, os voy a hablar un poquito de él 😉

SINOPSIS

“¿Puede el juego egoísta e imprudente de dos seres superiores influir en la felicidad de las personas?
Las vidas de Celeste y el afamado actor Jake Smart ya eran bastante complicadas sin necesidad de que la sexy ángel Gabi y el granuja demonioAmon decidieran jugar con ellas.
Una apuesta y un deseo concedido como premio, ¿cómo no luchar por ganar aunque sea rompiendo las normas?
Desde que ángel y demonio firman su acuerdo, las vidas de los dos mortales se convierten en un torbellino de problemas, complicaciones y situaciones inverosímiles.
¿Estará su destino hecho en el Cielo?”

Como curiosidad os diré que empecé a escribir este libro como una especie de ejercicio, porque después de escribir #Scherzo, que es una historia bastante oscura y seria, quería dar un giro a mi estilo.
Así que “Hecho en el Cielo” comenzó como una comedia ligera, algo que jamás había escrito y que no estaba segura de si lograría. No lo hice 😛 Cuando apenas me quedaban unos tres capítulos para terminar de escribir el libro, me di cuenta de que no me gustaba, que no me hacía chispitas como debería. ¿Cómo pretendía convencer a mis lectores si no me convencía a mí misma?
Confieso que estuve a punto de abandonar la historia a pesar de llevarla tan avanzada, pero tenía un compromiso con la editorial y los compromisos hay que cumplirlos.
Pasé dándole vueltas mucho tiempo, pensando cómo podía mejorarla, y, de repente, sin esperarlo, me llegó una idea que lo cambió todo. ¿Y si toda esta historia fuera provocada por una apuesta entre dos seres superiores? ¿Y si esos seres se pelearan por ganar e hicieran trampas?
Así comenzaron a formarse los personajes de Amon, el demonio, y Gabi, la sexy mujer ángel 🙂

 

 

Y sí, tuve que volver a la página uno y comenzar a reescribir tooooda la novela, pero las chispitas aparecieron y ya todo fue rodado. En una ocasión mi amiga Clara Peñalver me dijo que para ella eso era como levantar el suelo para instalar el gas ciudad y sí, algo así fue jajajaja Pero el resultado mereció la pena, porque por fin pude reconciliarme con la historia y llegar a amarla.
Por otro lado, eso de hacer algo ligero y poco complicado no es lo mío y con este experimento descubrí que nunca lo será y que no es lo que quiero hacer.
En esta novela, a pesar de que es una historia romántica pura y dura, quise hacer un poco de denuncia de algunas cuestiones sociales preocupantes como son la violencia de género y el acoso, lo que supone asumir y aprender a lidiar con la posibilidad de la muerte al enterarte de que padeces una enfermedad mortal, o el aceptar la homosexualidad para alguien al que toda la vida se le ha dicho que debe ser un “machito”.
Pero, sin duda, la denuncia estrella de “Hecho en el Cielo” la hago hacia el abandono y el maltrato animal. Necesitaba mostrar de alguna manera la terrible situación de estas criaturitas tan indefensas y de lo mucho que tienen que luchar y pelear las protectoras para ayudarlos.
Debo decir que, todas y cada una de estas situaciones las he vivido de cerca de algún u otro modo, con lo cual no he tenido que jugar a ponerme en la piel de nadie.
Por todo ello, como veis, a pesar de esa portada tan alegre y llenita de corazones, “Hecho en el Cielo” es mucho más que un libro para no pensar y pasar un ratito ligero.
Y, sin embargo, hay risas, sí, por supuesto que sí, Gabi y Amon se las ingenian para provocar las situaciones más locas. Y también hay lágrimas, desde luego, porque las vidas de Jake Smart y Celeste Galán no son un camino de rosas, precisamente.
Y vamos a pasar al título… ¿Alguien adivina por qué se llama así? Jajajaja Venga sí, habéis acertado, ya sabéis que soy fan de Queen hasta la médula, también Jake y Celeste lo son y Amon 😀
Suelo tardar mucho en encontrar el título de un libro, pero, una vez que Gabi y Amon aparecieron en escena, el título vino solo 🙂
Bueno, pues hasta aquí la entrada sobre “Hecho en el Cielo”, al final creo que no os he hablado mucho del libro, sino más bien de sus secretillos :P, pero espero no haberos aburrido y haber picado vuestra curiosidad 😉
Si queréis leer algunas opiniones, podéis echar un vistazo a su página de Goodreads 😀
Y si he logrado despertar vuestra curiosidad, podéis adquirir “Hecho en el Cielo” en cualquier librería o plataforma digital, os dejo el enlace de AMAZON ya que está en oferta a solo 1,99 😉

RESULTADO PRIMER SORTEO DE LOS COMENTARIOS


¡¡¡Buenos días!!!

Ya era hora de sacar algo de tiempo para pasar por aquí, ¿no? Os pido disculpas, sobre todo porque he dejado el sorteo de los comentarios en el aire y también mi iniciativa de hacer sorteos durante todo el mes de julio. Hacer planes está muy bien, pero a veces se producen imprevistos 😛

La cuestión es que en agosto estaré aún más desaparecida, aunque creo que podré programar alguna entrada, así que se me ha ocurrido dejar lo de los sorteos para el mes de septiembre, ¿qué os parece? Creo que es mejor, porque en verano estamos todos bastante dispersos. En cualquier caso, ya avisaré, como digo, los planes no siempre salen bien.

Vale, ahora al lío: el ganador del sorteo de los marcapáginas y el llavero de “Hecho en el Cielo” ha sido Rocío Crespo. ¡¡Enhorabuena, Rocío!! Te los haré llegar pronto, en cuanto tenga el llavero 🙂

(Ahora que miro la imagen, parece que te ha tocado un viaje a Mallorca, pero nop jejejeje)

 

Gracias a todos por comentar, seguid haciéndolo, por favor, es muy bonito sentir que no escribes solo para ti 😀

Y, como os he dicho antes, habrá más sorteos. De momento me gustaría regalar una copia de “Preludio” entre todos los que me enseñen un comentario de “Scherzo” en goodreads, amazon, kobo, blogs, o cualquier otro sitio por el estilo. Lo puse en marcha en Facebook, pero, o bien no ha tenido visibilidad, o a la gente no le gusta dejar comentarios 😛 Sea como sea, sigo teniendo esa copia que quiero regalar, así que iré pensando en algo  😉

¡¡Nos vemos pronto!!

 

¡AY, ESAS ESCENAS IMPACIENTES!!


¡Hola de nuevo!!

Antes de nada, os recuerdo que, al comentar en esta entrada, podéis tener premio 😉 Más abajo os lo explico mejor.

Os dije que os informaría un poco de los avances en mi nuevo libro. La novela está muy avanzada ya. Me propuse comprobar si era capaz de tomarme la escritura aún más en serio y exprimir más mis días. Para ello tuve que hacer un horario para no perderme. De ese horario os hablaré otro día, solo deciros que lo cumplo… más o menos jejeje

Lo que sí es cierto es que mis días se han vuelto mucho más productivos, en lo que a escribir se refiere, al menos.

También hay que decir que la historia tiene algo que me está atrapando como hacía tiempo no me pasaba, hasta el punto de que no quiero leer otra cosa, quiero saber cómo sigue mi libro jajajaja En fin, locuras mías 😛

Y esta ansia por escribir es la que me ha dado la idea de esta entrada. ¿Qué me decís, compañeros escritores, de esas escenas chachis, de las que llevamos esperando durante toooodo el libro, de las que nos morimos por escribir? 😛

Una vez leí algo sobre esto, que escribir un libro es como leerlo, que tienes que tragar todo un proceso, y hasta paja a veces, para llegar a lo que te mueres por contar (y vivir, tanto escribiendo como leyendo, las escenas se viven).

Muchas veces se trata de un beso. ¡Aaahh el primer beso!!! Esa escena parece que no llega nunca, tanto la ansiamos que a veces nos precipitamos y creamos lo que llaman “instant love” (odio el término, por cierto, qué cursi me parece :P). ¿Y qué me decís de la primera escena de cama? (Si hay escenas de cama, claro). Eso sí que apetece escribirlo, ¿eh, pillines?

Karen Marie Moning tuvo que escribir una escena de sexo entre Mac y Barrons en su saga Fiebre porque se moría de ganas de que esos dos se acostaran y, claro, eso no podía ocurrir tan pronto sin cargarse la historia. La escena se incluye en el último libro de la saga como curiosidad.

Me encantó leer eso, porque demuestra que hasta lo más grandes son ansiosos.

Otras escenas impacientes son las de acción. Esas batallas, esas emboscadas, ¿Y los crímenes? ¡Pero qué difícil es esperar para matar a alguien, por Dios!!!!

Muchos autores hacen como Karen Marie, escriben esas escenas que desean para poder seguir con la historia sin que les afecte. A veces, las escenas podrán incluirse sin problema en la historia en su momento justo, pero otras, como en el caso que os he contado, eso no es posible y pasan a formar parte del contenido especial, o quizás nunca salgan a la luz. ¿Os habéis parado a pensar qué habrá en el cajón secreto de Stephen King? Yo salivo al pensar en eso jajaja

Sea como sea, mi consejo es que, si sientes demasiada ansiedad, lo mejor es que te la quites cuanto antes como mejor te parezca, porque si no lo haces, tu novela puede verse afectada negativamente. Puede que transmitas esa impaciencia sin darte cuenta y que toda la trama se vea acelerada o precipitada, o, aún peor, hueca y poco creíble. Vale, seguro que la escena impaciente la bordas y te queda genial porque las musas te cantan al oído, pero recuerda que un libro está compuesto de muchas más escenas, quizás no tan gratificantes pero igual de necesarias 😉

¿Cómo lo hago yo? Bueno, recordad que yo soy la loca que disfruta con las sagas largas cuyos libros se publican de año en año, así que… Pues eso, que me gusta sentir impaciencia, así que lo que hago es seguir escribiendo, deseando cada segundo acercarme más a esa escena que me muero por crear, pero sin prisas. Esto me ayuda a seguir un ritmo constante en la escritura, a no aburrirme y estar en todo momento ilusionada con mis avances. Así, cuando al fin llega el momento… ¡Uf, cómo lo disfruto! Me pueden dar las once de la noche y no me entero. ¿Os he comentado alguna vez que en casa me llaman Carbonilla? No es por mi moreno de piel, os lo aseguro. Los tengo acostumbrados a comer carbones porque se me va la olla demasiado a menudo.

Y ahora, contadme vosotros, los escritores, ¿cómo lo hacéis? ¿Cómo sobrelleváis esa ansiedad por escribir una escena concreta? ¿Cuáles son las que más os apetece escribir?

Y a los lectores, ¿os pasa algo parecido cuando leéis un libro? ¿Qué hacéis, leéis más rápido, saltáis páginas? ¿Cuáles son vuestras escenas favoritas?

Os recuerdo que este mes de julio, vuestros comentarios pueden tener premio. Desde hoy, martes 4 de julio de 2017, hasta el martes 11 de julio, entre todos los que comentéis en esta entrada se sorteará un lote de marcapáginas y un llavero artesanal de mi novela “Hecho en el Cielo” 😉 (Mínimo tres participantes para que se realice en sorteo).

¡Hasta la próxima!!!!

 

 

LOS GRANDES NO DAN LAS GRACIAS


¡¡Hola!!

Por aquí ando de nuevo, esta vez con una especie de reflexión que me ha venido y que necesitaba escribir porque hay algo preocupante que vengo notando desde hace un tiempo.

El título es contundente, ¿no? Y  probablemente el que no lea la entrada no captará el sentido sarcástico del mismo 😛

Ya comenté en mi Facebook un día que mucha gente me dice que “debo de creérmelo más porque soy buena escritora”. ¡Oye que yo me lo creo! Sé que soy buena escritora, como también sé que aún me queda un mundo por aprender, que nunca dejaré de hacerlo.

Entonces, ¿cuál es mi “problema”? Quizás que me niego rotundamente a llevar a cabo algunas prácticas que veo en otros escritores y que aborrezco. ¿Ellos venden más y tienen más seguidores? Perfecto, cada cual tiene sus medios, pero no tiene por qué tener la fórmula perfecta.

Así pues, ¿a qué viene esta entrada? A que veo que hay mucha gente que considera necesario poner una frontera entre los que pretendemos ser personajes públicos y los que consumen nuestros productos (en mi caso, mis libros). He leído muchos consejos de esos de marketing que dicen que separes tus dos “yos”, el profesional y el personal (en fin, tengo mucho que decir acerca de estos artículos sobre cómo conseguir el éxito y sobre cómo proceder, pero a eso le dedicaré otra entrada larga y extensa jejeje).

Pues lo siento, entonces, nop, no voy a comportarme como ese tipo de escritora, y espero no hacerlo nunca, aunque eso implique que la gente crea que no confío lo bastante en mi trabajo, o que no desprenda esa aura de “Ey, miradme, soy una peazo de escritora” que derrochan muchos. (Oye, muy bien por ellos, no los estoy criticando, eh? Lo que quiero decir es que a mí no me va, pero a muchos les funciona y eso es genial).

Quiero aclarar que SÍ CONFÍO EN MI TRABAJO muchísimo, de no ser así no lucharía por él y me esforzaría tanto, de eso podéis estar seguros. Pero hay algo que he tenido claro toda mi vida: el ser buen escritor, dibujante, abogado, médico, etc, no hace a nadie ni mejor ni peor persona; una cosa es tu profesión y otra tu condición de ser humano. En ese sentido, señores, todos somos iguales, ¡fíjate tú qué cosas!

Y una vez más se me va la olla y no os digo a qué viene esta entrada jajajaja Sencillo. Siempre voy a tener presente que primero soy un ser humano y después una escritora (buena, eh? que creo que lo soy, lo repito jajajaja).

Entonces, si un lector gasta parte de su tiempo (que el tiempo es igual de valioso para todos, señores, aunque cada uno lo consume como le place) en leer mis libros, o mis locuras del blog o Facebook y me deja un comentario o una reseña, yo voy a corresponderle el gesto respondiendo (hasta los que son negativos, desde luego), aunque sea con un gracias o un besito, porque todos somos importantes y todos merecemos atención.

Vale, sí, esto de las redes te hace gastar mucho tiempo, gastar, que no perderlo, tened presente que son conceptos diferentes. (Aclarar que a veces no veo todas las reseñas, si no me avisáis se me pueden escapar, eso no me hace desagradecida, sino humana, solo tengo dos ojos… de ver, que ya sé que el chiste es fácil :P).

A mí, personalmente, me molesta de una manera salvaje dejar un comentario a alguien y recibir a cambio un mísero “like”. Vale, puede pasar, una vez, dos, tres… Tal vez pilles mal a esa persona, ¡que la vida no es internet, oigan!, pero cuando esa es la forma de proceder habitual de esa persona… Nop, lo siento, eso es ofensivo.

Puedo entender que los escritores que reciben 1000 comentarios lo tengan difícil, pero tampoco creo que cueste mucho trabajo poner uno en el mismo hilo dando las gracias a los que han comentado, ¿no? ¡Llamadme loca!

Otra cosa que hago “mal” es que, cuando alguien me escribe un mensaje o un  privado, le respondo como toda persona se merece, con un mensaje o charlo un poco por chat, no me limito a poner un sticker y ya. Hay que hacer un inciso aquí, a veces hay que cortar porque hay cada espécimen por ahí… 😀 Pero no es lo normal (al menos en mi caso, aunque con algún zumbado sí que me he topado jajaja).

Por otro lado, a veces quedo a tomar algo con lectores, aunque confieso que en este caso solo lo hago cuando hay confianza (soy algo cagueta a la hora de relacionarme en persona con gente nueva 😛 ).

Cuando estoy en un evento, hablo con la gente, río, cuento cosas personales, y procuro comportarme como una más, porque eso es lo que soy, ¡eso es lo que todos somos!

Y, ahora viene lo que ha generado el título de esta entrada. Una moda “preciosa” (no sé si es moda, yo la llamaría gilipollez, si me permitís el taco 😛 ) es evitar dar las gracias cuando te hacen un cumplido por tu trabajo. ¡Eh, que los grandes no dan las gracias!, que se limitan a estar ahí en su pedestal y recibir las flores. Pues mira, NO. Eso me parece de una poca vergüenza brutal, y mucho más si todavía te estás abriendo paso en este mundo.

Esa es una norma básica de humanidad, humildad y educación: cuando te hacen un cumplido SE DA LAS GRACIAS.

Y si yo te hago un cumplido y tú te limitas a darle “like” a mi comentario, o, peor aún, lo ignoras, pues lo siento, artista, pero, por bueno que seas, conmigo has perdido puntos.

Así que, sí, por mi parte, tal vez no lo esté haciendo bien como “escritora de éxito” (lo del éxito es irónico, ¿vale?, pues no me queda na… jajajaja), pero espero estar haciéndolo bien como persona y como igual, como amiga en muchos casos, porque algo maravilloso que tiene no establecer esa frontera de la que hablaba antes, es que esos que comienzan como lectores, seguidores o curiosos, muchas veces acaban convirtiéndose en amigos, porque si te muestras tal y como eres, ellos tenderán a hacer lo mismo, y vas a descubrir un montón de gente interesante con la que trabar amistad.

Y hasta aquí mi entrada, reflexión… ¿consejo? de hoy. Espero que nadie se sienta atacado, ni mucho menos era esa mi intención, jamás hablo por nadie en concreto cuando suelto estos rollos, eso os lo puedo asegurar, yo no soy de las que van pegando tiros, ¡qué estrés!  😛

Ahora habrá quien crea que me ha pasado algo malo y que por eso escribo esta entrada, últimamente me pasa bastante, señal de que hay gente que me quiere y se preocupa por mí, lo cual es de agradecer 🙂

En fin, aclarar que no me pasa nada, que es una más de las paranoias que me vienen cuando no duermo bien por las noches jajajajaja

Para terminar este testamento moral, os dejo un gif de Mads Mikkelsen. ¿Por qué? Se preguntarán aquellos que no me conocen. La respuesta es sencilla: una imagen de Mads Mikkelsen siempre encaja, con todo, SIEMPRE ❤

¡¡¡Hasta la próxima!!!

¡EL LAMENTO DEL CHACAL EN DIGITAL!!!


¡¡Hola, curiosones y creativos!!

Pues sí, sé que soy pesada, pero como no me ponga plasta en mi propia casa…

Y es que al fin tenemos a Khamuni e Iris a la venta en digital. Estoy muy emocionada con este libro, porque, pase lo que pase, mi gran ilusión era dejarlo suelto y ya lo está, todo lo que venga después será un añadido y si no viene nada, igualmente seré feliz de ver a mis chicos por el mundo 🙂

Tengo que decir que todo el diseñazo del interior en la versión papel no aparece en la copia digital; ya sabéis que no todos los aparatejos reconocen todos los caracteres, así que a veces la sencillez es lo mejor. Juego el partido sola, eso sí, sin distracciones ni apoyo visual jajajaja 😛

De todas formas, cuando pase unos días os enseñaré las páginas interiores y el plano, pero de momento… dejaré el misterio (si es que alguien tiene intriga, que yo me monto la película sola jajajaja).

Por aquí os dejo el enlace en digital y de nuevo en papel, por si alguien se lo ha perdido 😉

¡¡Adiós y gracias por estar ahí!!!!

EL LAMENTO DEL CHACAL EN DIGITAL

EL LAMENTO DEL CHACAL EN PAPEL